141017

13.02 

Joaquín Sabina, operado de urgencia de un derrame cerebral tras su caída

Aunque en un primer momento se informó que solo sufría tres pequeñas fisuras en un hombro, el estado de salud del cantante se complicó en las últimas horas.

El cantante Joaquín Sabina fue operado de urgencia de un derrame cerebral tras la caída que sufrió ayer miércoles a los pocos minutos de comenzar su concierto con Joan Manuel Serrat en el Wizink Center de Madrid.

El artista fue ingresado en el Hospital Ruber Internacional y según explican varios medios, tuvo que ser intervenido tras sufrir un infarto cerebral.

Joaquín Sabina tiene un «pequeño golpe en la cabeza» y está en observación en la UCI desde que ingresó anoche en la clínica Ruber, pero de momento no se sabe el alcance de esa lesión, según ha confirmado a Efe su representante, José Navarro 'Berry'.

"No estamos alarmados", dijo Berry, pocos minutos después de que los médicos informaran a la familia del estado del cantante, que además presenta tres fisuras limpias en el hombro izquierdo que solo requerirán inmovilización.

El ingreso en la UCI es "el procedimiento normal" en un paciente con los antecedentes de Sabina, que tiene un complicado historial de salud, incluido un derrame cerebral en el 2001. Berry también ha señalado que el cantante "ha dormido y ha pasado muy buena noche".

Tras el "golpetazo brutal" que sufrió ayer al caerse del escenario del Wizink Center de Madrid, donde daba un concierto con Joan Manuel Serrat, Sabina fue trasladado a la clínica Ruber, donde se le apreciaron "tres fisuras limpias sin desplazamiento".

Hoy se le realizará un escáner completo además de otras pruebas para confirmar el diagnóstico y, por el momento, los médicos prevén que Sabina permanezca ingresado en observación en la UCI un mínimo de 48 horas.

A los pocos minutos de comenzar el concierto cuando introducía Mediterráneo, Sabina se cayó del escenario y tuvo que ser evacuado en camisa, aunque consciente. El cantautor dio un paso en falso en la parte frontal del escenario y se desplomó hacia delante, en el foso, desde una altura de casi dos metros. Enseguida, los servicios de emergencia acudieron a auxiliarle. Algunos asistentes informaban a través de las redes sociales de que la organización confirmaba por megafonía que el cantante estaba consciente y hablaba.

Sabina reaparecía sobre el escenario en una silla con ruedas empujada por Serrat. El artista se despidió del público, lamentando no poder seguir adelante con el espectáculo. Explicó que se había dado un fuerte golpe en el hombro y que el concierto será retomado el próximo mes de mayo, probablemente el día 22.

"Estas cosas solo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo", se disculpó el accidentado. No es la primera vez que el intérprete y compositor sufre un percance en el Wizink Center que le obliga a suspender un concierto.

En el 2014, a pocas canciones del final tuvo que retirarse, según él a causa de problemas de estómago, aunque en un primer momento se dijo que había sufrido una crisis de pánico escénico. Volvió a suceder en el 2018, dentro de la gira de Lo niego todo a la hora y media de actuación, por "una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico" que lo dejó "mudo" y obligó a cancelar los cuatro conciertos restantes de la gira. (www.lavozdegalicia.es)