141304

21.02 | Información General Nuevas masculinidades

Círculos de hombres buscan sanar las heridas del machismo

Desde hace 4 o 5 años se reúnen en distintas ciudades de Argentina, Chile, Uruguay, México, República Dominicana, España y Estados Unidos. La semana pasada se realizaron encuentros en Viedma.

La transformación de millones de mujeres y disidencias sexuales alrededor del mundo provoca rupturas en las sociedades patriarcales basadas en la dominación, la opresión, el miedo y el sufrimiento.

En estos nuevos contextos, no son pocos los hombres que están movilizados, que ya no se sienten cómodos ni seguros con ideas, hábitos y costumbres, que repetían hasta hace poco sin cuestionamientos.

En ese camino transita José Luis Araya junto a distintos grupos de varones que se autoconvocan para forjar "nuevas masculinidades" basadas en el "amor incondicional" y el "cambio de consciencia".

Días atrás, Araya estuvo en Viedma y contó a VDM Noticias que se realizaron varios encuentros con el objetivo de "establecer diálogos con amor y respeto, canales de comunicación sanos y claros, y dar herramientas para que las personas pueda vivir en autenticidad".

El hombre que se presenta como un "facilitador", definió al machismo como energía masculina "en desequilibrio" que "hace que las relaciones no sean de pareja, de unión y equilibrio".

"Existe un legado al que llamamos la caja de la masculinidad en la cual fuimos educados y dice cómo tenemos que ser los hombres. Un hombre jamás se puede mostrar vulnerable, lo sabe todo, no se equivoca, no pregunta. Todo eso tiene que ver con la forma en la que fuimos educados desde pequeños y ahora nos estamos dando cuenta", expresó.

La propuesta convoca a todos los hombres y personas que se auto-perciben como tales, a partir de los 18 años, sin distinciones de religión ni condición social. También se realizan encuentros mixtos para trabajar los vínculos y el reencuentro desde lugares diferentes.

"Hay hombres que llegan porque sienten que es tiempo de una búsqueda de algo distinto y otros llegan porque no les queda otra, porque saben que lo tienen que hacer, condicionados o desahuciados porque no encontraron herramientas en terapias que la ciencia brinda y no encontraron escenarios que pudieran ser nutritivos para su vida", comentó.

Según describió, durante los encuentros se evidencia "como esta sociedad patriarcal y el machismo nos han impactado, y no tenemos modelos sanos de masculinidad".

CIRCULOS Y PREGUNTAS

Parte de la metodología de los encuentros que duran más de tres horas, es trabajar de manera circular a través de preguntas. 

"Buscamos dar herramientas y mantener diálogos en un espacio contenido y confidencial, un espacio de sabiduría. Abrimos el corazón y se trabaja con un enfoque metodológico especial para hacer que el encuentro sea transformador", explicó Araya.

Una de las preguntas que utilizan para generar conciencia es "¿quién te enseñó a respetar a una mujer?".

"Comúnmente no existen hombres que te enseñen a respetar a una mujer. En muchos casos, alguna mujer enseñó algo. Hacer una pregunta como esa hace que las personas tomen conciencia y eso es muy transformador", manifestó.

En esa línea, contó que trabajan con círculos porque "la energía de los círculos es una energía femenina". "Todo lo circular es femenino y lo lineal es masculino. Comúnmente, trabajamos con frecuencia femenina y ocasionalmente masculina. Una de las consignas es que nadie puede dar consejo al otro. Mi rol es ser facilitador dentro del círculo, no ser maestro. Todos estamos a la par, siendo atravesados por una experiencia de vida y una experiencia en el círculo".

Sobre lo que ocurre en los encuentros confió que "los procesos son muy duros porque estamos acostumbrados a la idea de que los hombres son fuertes y tienen que mostrarse fuertes ante cualquier circunstancia".

"Hemos visto hombres llorar como si fueran niños y eso impacta. Cuando ves a un abuelo de 70 años en esa situación te duele muchísimo porque vivió toda la vida con eso y recién ahora lo puede expresar. El impacto en ese hombre es muy fuerte y todos lo que lo estamos apoyando también. Porque al producir una sanación tan profunda nos ayuda a tomar conciencia de nuestro propio camino, a poder acompañarnos y apoyarnos como hermanos. Esto forma parte de una consciencia universal y se viene haciendo en silencio pero el impacto es muy fuerte", agregó.

En el país se realizan este tipo de círculos entre varones desde hace 4 o 5 años, en las ciudades de Bariloche, Córdoba, Comodoro Rivadavia y Salta. Pero el movimiento también abarca a países como Uruguay, Chile, República Dominicana, México, Estados Unidos y España. Contacto: +54 9 2920 55-3506 (María)

(Fuente: www.vdmnoticias.com)