141339

22.02 | Policiales 

Crimen de Gesell: siguen buscando al "sospechoso número 11"

Según Telenoche, el joven pudo hablar con sus padres de la situación y les confesó haber escapado por la puerta trasera cuando los oficiales se presentaron en el hogar.

En la causa del asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell a mano de un grupo de rugbiers sigue existiendo una incógnita: ¿hubo un atacante número 11 que continúa prófugo?

Anoche se difundió en los medios información que afirma que este sujeto, denominado "Pipo" en los chats de los detenidos, habría estado junto a ellos en su casa y que podría haber escapado de la Policía durante el allanamiento.

Según relató Rolando Barbano en Telenoche, el joven pudo hablar con sus padres de la situación y les confesó haber escapado por la puerta trasera cuando los oficiales se presentaron en el hogar.

Al parecer, los padres se encuentran buscando asistencia legal para enfrentar la situación que se avecina. Incluso se pudo conocer que es un adolescente de 17 años cuyos padres se encuentran separados y discutiendo acerca de su accionar. La madre querría entregarlo ante la Justicia y su padre estaría en contra de esto.

Varios rumores identificaban al sujeto como el hijo del intendente de Zárate, la localidad de la cual proviene el grupo de acusados. No obstante, el periodista especialista en Policiales negó esas versiones.

Barbano detalló que se trata de un amigo de los deportistas que estaba agendado en los teléfonos de algunos de los imputados. Además, se han encontrado chats entre este "Pipo" y el resto del grupo una hora antes del asesinato de Fernando. (DIB)