141429

25.02 | Información General 

Según un estudio, en el arroyo Tapalqué hay bacterias fecales que impiden el uso recreativo

Se realizó un estudio en torno a la calidad del agua entre la FIO, la Municipalidad de Olavarría y Tapalqué y el INTA quienes se encargan de monitorear el estado del arroyo.

La prohibición del uso recreativo del arroyo Tapalqué en su paso por Olavarría debería seguir vigente. El agua no es apta para uso recreativo por contacto directo. Es que los últimos estudios científicos que se han realizado en torno a la calidad del agua, informan sobre la presencia de bacterias fecales. Aunque hay un debate en torno a la necesidad de contar con espejos de agua habilitados, la salud de la población es determinante para mantener la prohibición.

Si bien hay análisis desde hace muchos años, en el 2017 la Facultad de Ingeniería junto a la Municipalidad de Olavarría, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y el municipio de Tapalqué, trabajan en conjunto para monitorear la calidad del arroyo en toda su extensión. De estos análisis también participó al principio el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

En la FIO se realizan los análisis fisicoquímiocs y están a cargo de Viviana Colasurdo, profesora en física y química, especialista en enseñanza de las ciencias experimentales; y Melisa Glok Galli, geóloga y especialista en aguas subterráneas.

"A un cuerpo de agua hay que analizarlo todo el tiempo, porque es muy cambiante", sostuvo Colasurdo. "Porque depende del tiempo meteorológico, de la acción del hombre. Nosotros decidimos hacer un muestreo estacional y analizar, de acuerdo al equipamiento y presupuesto disponible, el estudio fisicoquímico general y un bacteriológico. Tomamos 11 puntos de muestreo, desde Querandíes hasta Tapalqué", especificó.

Los estudios se extendieron durante 2018 y 2019, y está previsto retomarlos en marzo próximo. En Ingeniería se realizaron los análisis fisicoquímicos, que determinan la presencia de calcio, magnesio, sodio, potasio, cloruros, nitratos, nitritos, amonio, fluoruros, sulfatos, pH, alcalinidad, y oxígeno disuelto. "Fisicoquímicamente el arroyo se comporta constante -resumió la profesora-, la gran mayoría cumple con los niveles aceptables para el uso recretivo, aunque hay muchas variaciones en el contenido bacteriológico".


  (Prensa FIO)