142883

05.04 | Información General Junto con otras 7 quedó exceptuada de la cuarentena sanitaria

Reparos frente a la reanudación de la actividad minera

Alejandro Santillán, titular de AOMA seccional Olavarría, y el ingeniero Gustavo Núñez (presidente de la Cámara provincial de la Piedra) se mostraron escépticos ante el regreso de la actividad.

Tanto Alejandro Santillán, titular de AOMA (Asociación Obrero Minera Argentina) seccional Olavarría, como el ingeniero Gustavo Núñez (presidente de la Cámara provincial de la Piedra), mostraron sus reparos ayer ante la resolución que permite la reanudación de la actividad minera junto con otras siete actividades, a pesar de la vigencia de la cuarentena decretada como medida de prevención sanitaria ante la pandemia de coronavirus.

Hasta el pasado jueves había 34 actividades liberadas de la obligación de cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige desde el 20 de marzo hasta -en principio- el 13 de abril.



En este nuevo listado de actividades consideradas esenciales aparecen sectores vinculados con la venta de materiales de construcción, industrias minera, nuclear y forestal, la fabricación de maquinaria agrícola, el comercio exterior, mutuales y cooperativas de crédito.

El titular de AOMA explicó que "son dos rubros similares, pero diferentes a la vez. El contexto de cal y piedra hace rato que no viene en las mejores condiciones, con el kilombo de los cuadernos, la caída de la demanda, el parate de la obra pública, y los compañeros en los últimos dos años no han llegado ni al mínimo de los despachos, que eso termina repercutiendo en los premios a la producción".

En Olavarría hoy hace 5 meses que las canteras presentan sus tranqueras cerradas, con los trabajadores cobrando el 80% del sueldo. Una situación difícil de sostener, según Santillán, en un partido que suministra el 50% de toda la piedra que se consume en la Argentina.

En cuanto a la situación de cemento, que involucra a los gigantes Loma Negra y Cementos Avellaneda, tiene una capacidad instalada como para producir el 66% de cemento que se utiliza en el país, que se aumentará con la puesta en marcha de L'Amalí II.

"Ellos no pueden venir a decir que no pueden pagar los salarios de la gente, porque les sobra espalda" diferenció.

En lo específico de la exclusión de la cuarentena, Santillán reconoció que "no nos seduce para nada que Loma Negra y Cementos Avellaneda nos convoque a trabajar, y meter 150 trabajadores por turno en cada planta y que todo lo que vinimos haciendo, lo que nos cuidamos en estos 20 días se tire por la ventana en 5 minutos".

"Estamos planteando que a medida que las empresas empiecen a organizar la logística nos vayan llamando gradualmente, saber a qué clientes entregarán material. Entiendo que primero arrancarán por los despachos, a medida que bajen los silos llamarán a la gente de molienda, luego a la de hornos, canteras y así sucesivamente" detalló.

Santillán adelantó que antes de que empiecen a trabajar sus afiliados cuentan con un protocolo como organización gremial, pero no escondió que le preocupa "cómo van a viajar, dónde van a tomar la merienda, cuántos van a ser los requisitos de limpieza, higiene".

"Nos tienen que garantizar la forma de cuidar de la mejor manera a los laburantes, y a partir de ahí empezar a convocar a los trabajadores" dijo.

"Nosotros no vamos a acompañar a que convoquen gente si no hay despachos. Que realmente vayan convocando a la gente que necesiten, siempre y cuando nos sentemos con los equipos de seguridad e higiene para evaluar con cada empresa y cada cantera cuál es el mejor protocolo para que los trabajadores estén cuidados de la mejor manera" reflexionó.

Santillán argumentó que a partir de la irrupción del coronavirus, aún cuando la pandemia haya desaparecido, habrá que acostumbrarse a otra conducta en la vida personal y laboral, en la higiene de las herramientas e instalaciones.

Por su parte, el ingeniero Núñez coincidió con Santillán en el temor de que con esta reanudación se pierda en cinco minutos todo el esfuerzo sanitario realizado en los últimos 15 días de cuarentena.

"La situación de sector estaba muy mal antes de la pandemia de coronavirus y por supuesto que se agravó con esto, aunque ahora digan que la actividad está exceptuada de la cuarentena. No hay obras, entonces no hay despacho" graficó el ingeniero Núñez.

"Para mí es una ridiculez que digan que van a largar la obra pública a diez días para el final de la cuarentena oficial. No sé si arrancará alguna cantera, porque con los stocks que tienen nadie va a poner las máquinas en marcha" enfatizó.

"Nosotros con AOMA firmamos un convenio por marzo y abril, y pensamos que se mantenía el statu quo hasta el 15 de abril, pero con esta resolución no hay una prohibición de seguir en cuarentena hasta el 14, lo que no sé es quién va a querer arrancar. Es una cuestión de sentido común" reiteró.

Núñez está convencido de que ningún camión se acercará a cargar piedra en las canteras de Olavarría. "Si no empiezan a largar obras esto no se va a mover. Estábamos trabajando al 10% de la capacidad instalada antes de la cuarentena; ahora bajó a cero" acotó.

La aparición del coronavirus supone la puesta en vigencia de nuevas normas de bio-seguridad en todos los ámbitos de la actividad económica.

"Estamos trabajando en los protocolos, nos pusimos en contacto con CAEM, que es la Cámara Argentina de Empresarios Mineros, que maneja un criterio internacional, y lo adaptaremos. Igual, en nuestra actividad, salvo en talleres, son trabajos individuales con una máquina, y el que despacha está detrás de un vidrio" comentó.

En otro sentido, Núñez se mostró preocupado por la llegada de camiones desde ciudades donde puede haber una mayor circulación del virus.

"Una de las cosas que más me preocupa es la llegada de gente que pueda venir con el virus, porque hasta ahora en Olavarría venimos bastante bien" advirtió.

Sobre el transporte de los obreros al lugar del trabajo, prometió que "esas son cosas que se pueden arreglar. En una combi que estaba llevando 15 personas, que lleve seis, acentuar los trabajos de higiene, conseguir alcohol en gel".

"Me parece que es muy pronto para arrancar y se correría un riesgo innecesario. ¿Quién va a salir a laburar hoy en el Gran Buenos Aires?" subrayó el titular de la Cámara provincial de la Piedra.

"¿Están otorgando permisos para circular y van a largar camiones con material", se preguntó y opinó: "Argentina picó en punta con una política de aislamiento, y bueno, cuidemosla en los próximos 15 días".

Según Núñez, los afiliados a la Cámara que preside siguen su misma línea de pensamiento.