13.04.2020 

¿Cuánto pesa la brecha digital en los adultos mayores?

Belén Pacheco, especialista en gerontología, toma como ejemplo las colas en los bancos y dice que eso confirma que el mundo digital aún es una materia pendiente entre quienes superan los 60 años. Por eso pide mayor participación de especialistas en la definición de las políticas públicas, además de crear lazos intergeneracionales.

"Pocos o casi ningún gerontólogo o especialista en geriatría así como tampoco ningún adulto mayor fuimos convocados para formar parte del diseño de políticas públicas. ¿Cuando vamos a entender que en casos así se requiere planificar respuestas y coordinar nuestras acciones para brindar soluciones sin fisuras y prevenir la sobrecarga del sistema?", reflexiona la licenciada Belén Pacheco, dedicada al estudio de la salud, la psicología y la integración social y económica de las personas que se encuentran en la vejez.

La profesional señala que el hecho de no contar con herramientas, información y recursos técnicos genera "frustración, angustia, enojo e impotencia" y para graficarlo toma como ejemplo las escenas vinculadas con el cobro de jubilaciones y pensiones registradas hace un par de días. Y menciona las extracciones de dinero por cajero automático y la utilización de dispositivos virtuales como homebanking, que siguen siendo materia pendiente para los mayores de 60 años y más aun aquellos que superan los 75.

Eso "nos invita a discutir nuevos delineamientos para exigir como ciudadanos activos la optimización de los recursos disponibles para que estas cosas no sucedan y en lo posible nunca más", observa en medio de la situación de crisis sanitaria generada por la pandemia.

Crear lazos

Una de las razones que explica esta brecha digital parte de la "falta de una atención humanizada o sistemas más amigables con la población" a lo que le suma "el miedo, las costumbres, las situaciones de mayor vulnerabilidad, la frustración y la poca permeabilidad a los cambios" por parte de algunos adultos mayores.

"Aprender cosas nuevas contribuye a mejorar el bienestar subjetivo, es decir, a sentirse feliz y satisfecho para poder desenvolverse como personas activas, socialmente implicadas y miembros de la comunidad, lo que refuerza el autoestima y la autonomía. Por tales razones, debemos poder proveer entornos propicios y favorables para construir una argentina para todas las edades", propone Belén Pacheco.

Las dificultades para apropiarse del mundo online por parte de las personas mayores y las nuevas generaciones condicionan en buena parte la vida cotidiana dado que "están relacionadas con el uso de electrodomésticos, tecnologías de la información y la comunicación (TICs), dispositivos médicos, pago con sistema posnet, carga virtual de tarjeta SUBE y dispositivos bancarios como el homebanking, el cajero automático y las tarjetas de débito y/o crédito. Por esta razón nuevamente vuelvo a señalar la importancia de crear lazos intergeneracionales mediante un diálogo genuino que enriquezca ambas generaciones".

Cabe preguntarse, entonces, "¿por qué hay que esperar situaciones críticas para atender y visibilizar las necesidades de este rango etario cuando tenemos alternativas a disposición? ¿Cuándo vamos a entender que el trabajo coordinado e interdisciplinario puede dar respuestas más eficientes que las acciones fragmentadas y divididas?", observa finalmente la profesional.