24.04 | Información General 

Vendía pan casero a domicilio y le secuestraron la moto: su foto llorando se volvió viral

Ocurrió en Pergamino. Al enterarse, los vecinos pagaron la multa y el Municipio le devolvió el vehículo. Conocé la historia de Carla.

La cuarentena obligatoria, que ya lleva un mes y podría extenderse hasta el 10 de mayo, provocó situaciones muy complicadas para muchas familias de todo el país.

Pese al pedido del Gobierno, muchas personas impulsadas por la necesidad de sostener a sus familias salen todos los días a la calle a intentar vender comida u ofrecer servicios, teniendo en cuenta que la mayoría de la población está confinada en sus hogares.

Esta es la historia de Claudia Dueñas, una vecina de Pergamino que salía a vender pan casero para mantener a su familia y, en una de sus recorridas, la policía le quitó la moto. El hecho fue registrado por algunas personas que retraron el momento con una foto que se volvió viral en las redes en medio de críticas al accionar policial.

La foto muestra a Carla llorando desconsoladamente en el cordón de la vereda, junto a una caja donde llevaba sus panes. Según declaró a medios locales, la mujer le imploró a los agentes que no le sustrajeran el vehículo porque era su única herramienta de trabajo, pero fue en vano.

"Yo vendo productos de panadería en los hogares. También hago mandados a personas que no pueden salir de la casa por la situación que estamos viviendo", contó la mujer. Según explicó, ella cuenta con el permiso de circulación pero no tenía los papeles del rodado, ya que lo compró hace poco y no tenía dinero para pagar la transferencia. "La compré y la puse en funcionamiento de a poco. A mí me la entregaron dos semanas antes de la cuarentena y la arreglaba para salir a vender o hacia la transferencia, es la verdad", se defendió.

Final feliz

Pero la historia, finalmente, no terminó mal: gracias a la viralización de la foto en las redes cientros de personas se organizaron y juntaron el dinero para pagar la multa.

Además, a raíz del episodio el intendente local, Javier Martínez, le prometió que le iba a devolver la moto y a brindar una ayuda económica para solventar la transferencia. "Yo no necesito nada más que trabajar. Estoy eternamente agradecida con todos, lo único que quiero es trabajar", agradeció. (DIB)