29.04 | Información General Camino a su aprobación por parte del INTI

Pedro Escobar: "El desempeño del respirador fue excelente"

Es lo que dijo el bioingeniero Pedro Escobar quien tiene a cargo el diseño del respirador artificial olavarriense en la Unicén.

El respirador artificial olavarriense, bautizado RAC-1 (Respirador Argentino de Crisis), atravesó el lunes en la ciudad de La Plata por una prueba médica simulada, en uno de los pasos previos a su homologación para la utilización en humanos, en caso de ser necesario durante la pandemia de coronavirus.

Este paso no reemplazará el último examen en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), pero se trata de un avance fundamental que conducirá a la definitiva aprobación por parte del ente autárquico que funciona en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Posiblemente, ante las herramientas que obrarán en poder del INTI y esta prueba celebrada el lunes en Femeba, no sea necesario que el grupo de ingenieros que participó en el programa viaje con el equipo hasta la ciudad de Buenos Aires.

El respirador RAC1 (Respirador Argentino de Crisis), desarrollado y construido en la Facultad de Ingeniería de Olavarría, superó el lunes un importante paso en el proceso de validación funcional y normativo, con miras a su producción en serie.

Una delegación de profesionales olavarrienses presentó el equipo en Inspire Femeba, un centro de simulación de la Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires (Femeba), en la ciudad de La Plata, a través de una gestión realizada por el Ministerio de Gobierno bonaerense.

"A la perfección"

El bioingeniero Pedro Escobar, cabeza del equipo que trabajó en el diseño y producción del respirador artificial olavarriense en la Unicén, se mostró entusiasmado anoche con los resultados obtenidos en las pruebas a las que fue sometido el lunes en La Plata.

"Fue un paso exigido por el Ministerio de Salud de la Provincia a la hora de obtener la documentación para poder empezar a fabricar el equipo en función del uso comercial" dijo Escobar.

"Nos piden dos cosas: ensayos técnicos, que estamos gestionando con el INTI o con algún otro laboratorio, y previamente necesitábamos la validación por simulación clínica. Sin esta validación previa no podríamos hacer los ensayos técnicos" advirtió.

Escobar reveló que "en lugar de probar el respirador en un paciente o en un animal, como era antes, hoy en día existen unos simuladores, que son unos maniquíes que están homologados y certificados por standars internacionales. Estos permiten simular a un paciente normal, y en un montón de condiciones patológicas diferentes".

"Nosotros lo hicimos en La Plata y la verdad es que funcionó a la perfección" celebró.

Pero, destacó que volvieron con "algunas ideas para ajustar, corregir y eso. Pero el desempeño fue excelente. Nos quedan cuestiones de diseño interno de equipo, de disposición de los componentes, o algún tema del display para perfeccionar la información que se le da al médico en pantalla".

"Estamos hablando de algunas ideas que si no pasábamos por este simulador difícilmente hubiésemos podido saber si nuestro simulador estaba funcionando bien. Se sabe si funciona bien cuando se prueba en el campo" comentó.

"Nuestro campo es probarlo con un paciente y eso no se puede hacer, entonces lo que hicimos fue llevarlo a este simulador para probar el desempeño y para tener una tranquilidad de que el equipo estaba ciclando y respirando como lo teníamos previsto" relató.

Sobre tiempos para ponerlo a disposición de los sistemas de salud, el ingeniero Escobar señaló que "eso depende mucho de los laboratorios de ensayo; proyectos como los nuestros hay en todos lados, en varias provincias y en un montón de universidades, y los laboratorios están un poco saturados".

"Decir que va a ser en diez días, quince o un mes es azaroso, porque dependemos mucho de esos tiempos, pero tenemos esperanzas. Habiendo superado la prueba clínica, y sabiendo que nuestro respirador está funcionando muy bien -enfatizó-, nos animamos a creer que va a ser en menos tiempo".