09.05 

Tras 25 años de cautiverio, la elefanta Mara partió hacia el Santuario de Brasil

Mara era la única elefanta asiática del Ecoparque porteño y compartía su recinto con dos elefantas africanas, Kuky y Pupy -dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica-.

La elefanta "Mara", que permanecía en el Ecoparque porteño desde 1995, comenzó esta tarde su viaje hacia un santuario de Elefantes en el estado brasileño de Mato Grosso, luego de tres años de preparativos, concretado en plena pandemia y en un hecho considerado histórico por las autoridades porteñas.

El traslado comenzó minutos después de las 18 cuando se completaron las maniobras para colocar la caja de traslado en el camión que la llevará hasta su destino en el Mato Groso, lo cual requirió un protocolo especifico para proteger al animal y al equipo técnico del coronavirus.

Mara era la única elefanta asiática del Ecoparque porteño y compartía su recinto con dos elefantas africanas, Kuky y Pupy -dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de Sudáfrica-.

Mara tiene entre 50 y 54 años (la esperanza de vida en cautiverio para esta especie es de 75 años), y llegó al antiguo zoológico porteño el 16 de octubre de 1995 producto de un decomiso judicial por la quiebra del Circo de Rodas, donde era sometida a malos tratos.

Cómo es el proceso del traslado
Las tareas para la partida comenzaron cerca de las 15 en el recinto de la elefanta; mediante la colocación de parte de su dieta preferida, Mara ingresó a la caja con total tranquilidad y una vez asegurada las puertas una grúa la levantó, la retiró del recinto y la colocó sobre el camión.

Todas las maniobras estuvieron realizadas por un equipo técnico preparado durante meses para este momento.

Luego, el camión junto al veterinario y la cuidadora de Mara, dejaron el Ecoparque porteño con destino la Chapada dos Guimarães, la ciudad donde se encuentra el Santuario de Elefantes en el Mato Grosso.

El tiempo que durará el traslado está supeditado a la conveniencia del animal, pero se estima que el lunes 11 de mayo cruzará la frontera entre Argentina y Brasil y el miércoles 13 llegará al destino final, después de 2.700 kilómetros de viaje..

Mara viajará despierta y no podrá abandonar la caja en ningún momento, aunque será monitoreada permanentemente por parte del equipo técnico que le ofrecerá compañía, agua y alimento.

Al mismo tiempo, se encuentra activado el protocolo de prevención de contagio en donde se minimiza el riesgo de coronavirus en todas las etapas del traslado

Si bien originalmente se había planificado la formación de un sólo equipo de traslado, debido a la actual situación sanitaria se decidió dividirlos en dos.

El primero conformado por personal del Ecoparque realizará el trayecto desde Buenos Aires hasta la frontera con Brasil y el segundo fue conformado por personal técnico del Santuario que la llevará desde la frontera hasta su nuevo hogar.

Durante todo el viaje se le ofrecerá agua y alimentos provistos por el Ecoparque hasta la frontera y por el personal encargado del santuario para el resto del traslado.

Los alimentos que se llevarán serán: alfalfa seca, variedad de frutas y verduras y alimento balanceado que se proveerá en durante varias oportunidades en distintos momentos del día.

Fuente: Télam