12.05 | Política 

Fracasó la renegociación de la deuda bonaerense y se estiró la negociación

El plazo para contestar la oferta venció este lunes, y más del 70% de los acreedores la rechazó. De esta manera, el Gobierno extendió hasta el 26 de mayo la negociación.

Más del 70% de los acreedores de la deuda bonaerense rechazaron la oferta de reestructuración, por lo que el Gobierno extendió hasta el 26 de mayo la negociación para reacomodar los pagos por más de 7.000 millones de dólares.

En la misma línea que Nación, que este lunes anunció una prórroga de las negociaciones por la deuda externa hasta el 22 de mayo, la administración de Axel Kicillof oficializó un nuevo plazo para que los bonistas comuniquen su aceptación o no de la propuesta de reestructuración de su deuda.

Según trascendió, la propuesta de reestructuración bonaerense cosechó una aceptación cercana al 25% del total de acreedores, por lo que al vencimiento del plazo de negociación se decidió estirar las conversaciones dos semanas más.

En este marco, el Gobierno afrontaba por estas horas un vencimiento por 111 millones de dólares, que entraba dentro de la propuesta de negociación y hasta ahora no saldó. Si bien esta situación podría hacer entrar en default a la Provincia, se espera que los titulares de esos bonos aguardarán la continuidad de las negociaciones antes de meterse en una batalla legal.

Desde el Ejecutivo provincial aseguraron en un comunicado que "una parte de los acreedores ya ha manifestado su aprobación a la propuesta formulada" y sostuvieron que "se encuentra en desarrollo un diálogo constructivo con el resto de los acreedores que comprenden los lineamientos publicados por la Provincia, que permanece plenamente comprometida con el logro de un proceso ordenado y de buena fe".

Además, la Provincia insistió en que "una deuda insostenible como la actual implica menores recursos inmediatos destinados a educación, salud, infraestructura y otras políticas de reducción de la pobreza y contención de los efectos de la actual crisis desatada por la pandemia del Covid-19. Esto nos obliga a tomar decisiones responsables, que tomen en cuenta la realidad de todos los sectores".

En ese sentido, aseguraron que "muchos acreedores han advertido que cualquier propuesta que repita lógicas cortoplacistas derivará en resultados destructivos que también los alcanzará. A ellos queremos llevarles la tranquilidad de que existe pleno compromiso con el logro de los espacios necesarios para reconstruir una adecuada capacidad de repago tanto en términos económicos-financieros como sociales". (DIB)