16.05 

La baja densidad de siembra, un manejo de alta exportación

A prueba y error, desde hace 12 campañas el ingeniero Gustavo Thiessen fue ajustando el número de semillas en sus planteos con excelentes resultados. Fue el responsable del corrimiento del maíz a zonas marginales y despertó el interés de productores y técnicos europeos. En 2014 disertó en Rusia, en enero pasado en Ucrania y en febrero lo visitaron empresarios búlgaros. 

Por Juan Berretta

El que lo escucha contar que hoy está haciendo ensayos de maíz con una densidad de siembra de 10.000 plantas lo primero que sospecha es que el hombre no está en su sano juicio. La prueba a simple vista se adivina como un fracaso. Ahora, si a la voz le ponemos nombre y apellido y decimos que se trata de Gustavo Thiessen, la mano cambia.

A fuerza de excelentes resultados el ingeniero se ha ganado no sólo el beneficio de la duda, sino que se le pongan varias fichas a su apuesta.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR