21.05 

Nuestro cabello

El pelo puede empezar a necesitar de los cuidados necesarios de cada mes. Y si bien es cierto que para conseguir resultados profesionales lo mejor es dejarlo en manos de expertos, en tiempo de pandemia podemos experimentar desde casa, siempre y cuando no sea algo que verdaderamente necesite de los profesionales. En este último caso, siempre es preferible esperar y no arriesgarse.

Lo primero que hay que tener en cuenta es elegir bien la coloración. Para eso debemos recordar qué numeración es la que usualmente utilizamos y no alejarnos demasiado de ese tono. Si no lo encontramos, debemos optar por un color que sea como máximo dos tonos más claro o dos más oscuro del el actual.

Antes de teñir, hay tener en cuenta que lo ideal es no lavar el pelo previamente, así la tintura se fija mejor e irrita menos el cuero cabelludo. También es necesario preparar toallas y ropa que puedan mancharse, guantes (mejor si son de cocina en lugar de los de plástico que vienen en las cajas) y un peine y pinzas de pelo, para poder dividirlo bien en secciones.

Es importante no saltear ninguna de las instrucciones de la caja de coloración que hayas comprado. Hay que ir aplicando cuidadosamente el producto sin manchar el cuero cabelludo. Debemos esparcir bien toda la mezcla para que no aparezcan diferentes tonalidades ni zonas sin teñir.

Pasado el tiempo de exposición: debemos lavar el pelo con abundante agua fría para mantener más tiempo el color. Su efecto sellará la cutícula y hará que el tono se asiente.