30.05 

Basterra habló sobre la agricultura familiar

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, analizó ayer el rol de las instituciones públicas en la promoción de alimentos de la agricultura familiar y destacó que desde su cartera se priorizó que el "aporte del sector a la alimentación sea acompañado y promovido de manera articulada por los distintos sectores del Estado". 

Así, Basterra analizó durante de la apertura de un ciclo de charlas sobre agricultura familiar organizado por el INTA el rol de las instituciones públicas en la promoción de alimentos de este sector, en el cual aseguró que le reconforta "el valor que se le está dando a esta temática que es de alta importancia política".

"Nuestro gobierno y espacio político ha considerado a la agricultura familiar desde la equidad social y territorial y estamos trabajando para que estos dos preceptos se cumplan", destacó el ministro.

En la misma línea, afirmó que "el productor familiar, campesino e indígena no puede ser considerado simplemente como actor social sino un actor socioproductivo".

"Nosotros lo que hemos priorizado es que ese aporte que hace el sector a la alimentación sea acompañado y promovido de manera articulada por los distintos sectores del Estado. El INTA y el Senasa son actores fundamentales para ajustarnos a los patrones de inocuidad, sanidad y salubridad priorizando el valor de la vida", amplió.

Por su parte, el secretario de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, Miguel Gómez, sostuvo que "en esta etapa el rol del productor de la agricultura familiar, campesina e indígena vuelve a ser visualizado y de modo activo, como proveedor de alimentos".

"El alimento está íntimamente vinculado a la salud, tenemos una enorme responsabilidad y también sentimos que hay una oportunidad para implementar las políticas que venimos trabajando", subrayó.

En esta línea, durante el seminario se debatió sobre la importancia de retomar la senda de la formalización del sector, al tiempo que fortalecer estrategias comerciales que fomenten su desarrollo, como los comercios de cercanía.

"Desde las políticas públicas tenemos la enorme responsabilidad de fomentar intervenciones con creatividad para que se valore el esfuerzo que emprenden a diario nuestros agricultores familiares, salir del relato filantrópico sobre el sector y poner en valores la dimensión social que tiene ese alimento que consumimos", concluyó Basterra.