30.05 | Información General 

Médicos se movilizaron por la ciudad en reclamo de mejores condiciones laborales

Cerca de las 17 profesionales de la salud se movilizaron por las calles de la ciudad para pedir por mejores condiciones y elementos para trabajar. El reclamo se llevó a cabo en diferentes lugares del país.  

"Los trabajadores de la salud somos muchos. Ahora somos uno", es el lema elegido para la protesta nacional, simultánea y autoconvocada que se llevó a cabo este sábado en el marco de la pandemia de Covid-19.

Uno de los motivos que promovió la marcha fue a partir de la causa judicial que se le abrió a un médico en Córdoba tras haber contagiado de coronavirus a un paciente y en reclamo de mejores condiciones laborales.

En Olavarría, los profesionales de la salud se movilizaron por las calles de la ciudad desde el Círculo Médico. El objetivo es que se conozca el reclamo por condiciones dignas de trabajo y para dar a conocer la problemática que viven día a día.

"Basta de maltratos, basta de amenazas, basta de culparnos"; "Ni héroes, ni asesinos, somos médicos", expresaron..

Los vehículos ocuparon más de 5 cuadras y mediante bocinazos hicieron su reclamo del pedido de elementos de protección de calidad, el cese de la precarización laboral, remuneración adecuada acorde a tareas realizadas y al riesgo que corren. Situaciones que, explicaron, se intensificaron en pandemia

El reclamo se organizó tras la causa judicial que se le abrió a un médico en Córdoba luego de haber contagiado de coronavirus a un paciente

La estadística mundial indica que hay un 30 por ciento de enfermos de coronavirus que son del área de la salud

En tanto que a nivel nacional, desde la Red de Médicos Integrada de Argentina (Redima) una entidad que promovió la iniciativa, aseguraron que se trata de una manifestación "pacífica", con todas las medidas de prevención y "sin banderas políticas ni gremios", y difundieron un comunicado al respecto.

A continuación, el comunicado completo:

"Hoy, quienes conformamos el personal de salud de todo el territorio nacional, hemos decidido marchar unidos, para hacer visible ante el conjunto de la sociedad lo que durante tantos años perversamente se silenció.

Debe saberse que hoy el personal de salud argentino es perseguido, bajo amenaza de perder el trabajo, mediante aprietes de toda naturaleza, agravados por el abuso que ya de por sí implican los regímenes de precarización laboral, fomentados y concretados por los administradores de salud, tanto estatales como privados. 

Debe saberse que hoy la salud está tomada por el poder político, quien sistemática e históricamente la abandonó a su suerte, sin importarle la calidad asistencial ni el bienestar de quienes la dispensamos dejando nuestra vida en la tarea. Y la privada, por inescrupulosos empresarios que emplean por poco dinero y abonando a largos plazos.

Hacemos notar y denunciamos que hoy, al personal de salud, quieren posicionarnos en el ojo de esta tormenta, desencadenada por la pandemia de COVID-19, pretendiendo hacernos responsables de la ineficiencia de un sistema sanitario viciado y expoliado. Un sistema debilitado, que no posee protocolos de actuación eficientes ni acordes a la realidad de salud local. Un sistema sostenido por colegas que, en su gran mayoría, no cuentan con el material de protección adecuado y en cantidad suficiente.

Hoy médicos, enfermeros, técnicos y profesionales de especialidades conexas, marchamos porque somos valientes, mucho más valientes que la justicia local, que históricamente hizo la vista gorda a estos abusos, pero que hoy, a través de la comodidad de sus livings familiares, se escandaliza abriendo causas penales contra los profesionales que se contagian en cumplimiento del deber. Justicia que no es tal, porque durante décadas no observó la mala praxis de los administradores de salud, que llevaron a este estado de abandono al sistema sanitario, incapaz de brindar las mínimas condiciones de seguridad, tanto para pacientes como para el equipo de salud. Por todo esto hoy el personal de salud marcha, cansado de abusos y del avasallamiento de nuestros derechos más elementales".