13.06 

Luis Basterra: "El agro está acostumbrado a las epidemias"

El ministro de Agricultura aseguró que cuando empezó a acercarse el Covid-19 buscaron una acción coordinada con "Salud, Trabajo y nuestro ministerio con los gremios y las patronales". 

Luis Basterra (Chaco, 1958) es ingeniero agrónomo y fue el elegido por el presidente Alberto Fernández para encabezar el Ministerio de Agricultura desde su asunción en diciembre de 2019. Basterra, quien representó a la provincia de Formosa como diputado desde 2011 hasta su arribo a la cartera ministerial, charló con DIB sobre el funcionamiento del agro bajo la inédita situación de la pandemia de Covid-19, las retenciones a las exportaciones y la relación con la Mesa de Enlace.

-¿Cómo afectó la pandemia a la actividad agropecuaria?

-En el sector estamos acostumbrados a lidiar con epidemias, tanto de animales como de plantas: fiebre aftosa, picudo del algodonero, HLB. Es común hablar de decisiones que tienen que ser aplicadas territorialmente. Normalmente la salud pública trata sobre pacientes y no sobre regiones con enfermedad, por eso para nosotros ha sido más sencillo entender el problema. Empezamos a analizar los posibles escenarios y claramente lo que emergía en esta situación es que no podía detenerse el flujo de alimentos para la población.

El siguiente punto era de qué forma contribuir para que la economía se viera lo menos afectada posible. Empezamos a buscar una articulación entre el área de Salud, la de Trabajo y nuestro ministerio con los gremios y con las patronales.

La urgencia fue definir la etapa de contención de la pandemia. Cuando los casos importados comienzan a ser importantes a principios de marzo y el presidente decreta el aislamiento social obligatorio, nosotros teníamos ya idea de cómo hacerlo.

Fuimos claros en declarar como actividad esencial a la producción agropecuaria atendiendo a garantizar el alimento y garantizar los ingresos y el flujo de mercaderías con el comercio exterior. Así incorporamos a Transporte y el Ministerio del Interior porque no solo había que producir sino también garantizar que esas mercaderías fluyan.

-¿Cómo viene la campaña bajo la cuarentena?

-Desde el punto de vista productivo, una de cal y una de arena. Se complejiza la forma de trabajar y aumentan los riesgos, pero los resultados han sido realmente más que satisfactorios. Estamos prácticamente con la cosecha de soja concluida, está muy avanzada la cosecha gruesa de maíz, hay unas expectativas de siembra muy alentadoras para el trigo, ha habido compras. La relación insumo producto está muy buena y ha habido una gran disposición de los productores a incrementar la tecnología.

-¿Cómo quedó el esquema de retenciones que habían anunciado? ¿Se llegó a aplicar?

-Sí se aplicó, a la baja. Actualizamos el instrumento que desarrolló Mauricio Macri y rebajamos cultivos como el arroz y el algodón y le dimos racionalidad a que un derecho de exportación que se cobra en dólares no se pueda después cobrar a una tasa en pesos previendo una irresponsable devaluación no administrada por el Estado.

De ahí es que nosotros mantuvimos en el 12% el derecho de exportación del trigo, cuando teníamos por ley el techo del 15. El único producto en el que se aplicó una suba del 30 al 33 es la soja. Y no se hizo con un criterio fiscalista sino con un criterio redistributivo para los pequeños y medianos productores. El Estado no recauda ni un dólar más con este aumento.

-¿Cómo está la relación con la Mesa de Enlace?

-Desde el día en que asumí no he perdido contacto con las entidades. Incluso cuando tomaron decisiones que consideraron que eran equivocadas, como la del cese de comerciaización, no hemos dejado de hablar nunca. Además de con la Sociedad Rural, tenemos relación con los pequeños y medianos productores, to- dos los representados por Federación Agraria, Coninagro y CRA. También con los agricultores familiares, porque sabemos que el campo es bastante más amplio que las cuatro entidades e incluye a la agricultura familiar, a cadenas, otros modos de organización, como la cadena del trigo, de la soja, del girasol, los productores frutihortícolas. Son una parte del sector agropecuario con el que también estamos en permanente contacto.