28.06 Alerta sanitaria

La rabia no se suspende por pandemia

El Colegio de Veterinarios de la Provincia de Buenos Aires puso en agenda de nuevo la necesidad de atender esta zoonosis latente que en la mayoría de los casos, es mortal. Se debe vacunar a los animales, al menos una vez al año.


Ante la detección de un caso de rabia en un felino en el Municipio de Balcarce, la rabia volvió a ser eje esta semana como una de las enfermedades de los animales que pueden ser transmitidas al humano, y en la mayoría de los casos es mortal.

Es necesario atender de forma adecuada a nuestros animales de compañía, respetando los cuidados esenciales, vacunándolos desde los 3 meses, una vez al año.

En estos momentos de pandemia por Coronavirus, debemos replantearnos algunas acciones cotidianas y la responsabilidad que tenemos sobre nuestros animales de compañía. Como así sobre esos animales "del barrio", el "callejero" conocido y tratar de poner nuestro grano de arena junto al Estado para poder erradicar esta enfermedad.

La pandemia implicó un quiebre en muchos ámbitos de nuestras vidas y nos hace repensar todo aquello que podemos prevenir. Las veterinarias nunca dejaron de atender, siempre con turno y cumpliendo los protocolos de bioseguridad, podemos cumplir con el plan de vacunación anual. Es muy importante que no desatendamos este aspecto de nuestros animales.

El Departamento Zoonosis Urbanas del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires declaró la alerta sanitaria tras confirmarse un caso positivo de rabia en un felino del Municipio de Balcarce. A través de esta medida se busca "evitar el pasaje" o "spillover" de una variante de virus rábico aérea, endémica en los murciélagos insectívoros de la provincia de Buenos Aires, a otras especies terrestres.

En nuestra ciudad, la campaña de vacunación antirrábica también se vio interrumpida por el Coronavirus, sin embargo en el predio de Bromatología Municipal continúan trabajando para inmunizar a los animales que los vecinos y vecinas acerquen hasta allí. Se recomienda consultar a través del teléfono 423737 y coordinar un turno.

Según las estadísticas del área, en el año 2018 se han detectado y controlado 132 focos de rabia aérea; 89 focos en el 2019 y en lo que va de 2020, 45 focos detectados en murciélagos. En Olavarría también se han activado dispositivos por la aparición de este tipo de animales infectados.

Ante esta situación, una vez más se destaca la importancia del rol de los veterinarios, encargados de la vacunación antirrábica en los caninos y felinos, actividad que se propicia incrementar y estimular en Centros de Zoonosis y servicios veterinarios del ámbito estatal o privado. Siempre, teniendo en cuenta las medidas sanitarias establecidas para dicha actividad, garantizando la salud y el bienestar de los animales y los humanos en este contexto de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Balance 2019

En el marco de la Campaña Anual de Vacunación Antirrábica 2019, se aplicaron un total de 7306 dosis. A esto se suman las vacunas aplicadas en sede, en quirófano móvil y las campañas efectuadas en conjunto con APS: 5362 dosis. Esto se traduce en un total de 12.668 inmunizaciones.

La rabia es una zoonosis que se encuentra controlada, pero no erradicada. Según la Organización Mundial Sanidad Animal (OIE) la rabia es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo: causa la muerte de alrededor de 70.000 personas por año, en su mayoría niños, en los países con población más vulnerable. Más del 95% de los casos de rabia en el hombre se deben a mordeduras de perros infectados.

Esta enfermedad afecta el sistema nervioso central de los mamíferos; el virus se transmite por la saliva del animal infectado, variando el período de incubación, que pueden ser unos días a meses.

Además, una vez que se presentan síntomas, la enfermedad es mortal para humanos y animales.

En este contexto, el CVPBA trabaja con los profesionales veterinarios para contrarrestar esta situación a través del compromiso en las tareas de vacunación, y en hacer llegar información a la población en general, ya que la prevención es la mejor medida.