29.06 | Información General 

Rendir "sí o sí" acompañada

En esa video llamada había jurados y dos personas defendiendo una tesis doctoral de la Facultad de Ingeniería: Silvina Vanessa Zito y su bebé de seis meses en la panza.

La fecha original de la evaluación era el 20 de marzo pero se avecinaba la cuarentena y la noticia fue que debían suspenderla. "En ese momento me sentí un poco triste porque venía trabajando arduamente durante todo el verano para llegar en tiempo y forma a la presentación, sin embargo era más que entendible la decisión adoptada", cuenta.

Luego viendo que el aislamiento social, preventivo y obligatorio se extendía indefinidamente en el tiempo y que "yo necesitaba defender la tesis sí o sí porque mi embarazo iba progresando y a medida que pasara el tiempo se me iba a dificultar más defenderla, me permitieron hacerlo de modo virtual".

Finalmente, llegó el 12 de mayo. "Estaba muy nerviosa más que nada para que no se produjera ningún desperfecto técnico durante la presentación. Por suerte todo salió muy bien. Los jurados, mis compañeros, familiares y amigos estaban todos escuchándome virtualmente". La incertidumbre mayor se produjo "cuando hay que cortar la comunicación hasta que el jurado escribe el dictamen" ya que en otra circunstancia, cuando es "una presentación normal estás acompañado por toda la gente que te fue a ver y calculo que se debe pasar más rápido". Reconoce que "la defensa me la imaginaba en el auditorium de la Facu" y quizás con la ropa que se había comprado para el 20 de marzo pero que después ya no anduvo por el crecimiento de la panza, "rodeada de mi familia, mis compañeros y amigos y compartiendo alguna comida en forma de festejo". Sin embargo, en este modo pandemia "me sentí muy acompañada" y "cuando toda esta situación pase, festejaremos", asegura después de rendir sí o sí acompañada.