30.06 | Información General 

Bibliotecas Populares: los libros también cumplen con la cuarentena

Sin ingresos por la cuota de socios y sin habilitación para abrir, la bibliotecas populares atraviesan un difícil momento. Desde una de ellas que lleva el nombre de Armando Collinet buscan apoyo económico en la comunidad y explican el protocolo a seguir con los libros que deben cumplir con el distanciamiento y permanecer en cuarentena.

 Las bibliotecas populares permanecen cerradas en Olavarría y la Fase 4 no actual no las habilitadas a retomar su actividad. La directora de la biblioteca Popular Armando Collinet, Alejandra Dublanc, planteó a El Popular Medios cómo los encontró la pandemia por el coronavirus. Al principio, en el inicio de la cuarentena, "lo tomamos bien porque somos conscientes del cuidado que debemos tener pero fue pasando el tiempo y nos empezamos ocupar porque no se ofrece servicio al socio de la institución".

Desde aquel 20 de marzo cuando se estableció a nivel nacional el aislamiento social preventivo y obligatorio hubo varios intentos por reabrir, con cartas enviadas al intendente Ezequiel Galli que incluían pedidos especiales en nombre de todas las bibliotecas. Lo que buscaban era abrir con el protocolo previsto por la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares) pero la respuesta fue que "tenemos que consultar al gobierno provincial" y luego aparecía la negativa. "Todas las semanas llamamos, incluso volvimos a llamar hoy (por este martes) sin una respuesta por el momento", argumentó .

En tiempos de encierro, el acompañamiento de un libro es importante, sobre todo para aquellos lectores que son asiduos concurrentes a las bibliotecas: "nos preocupa porque tenemos empatía por nuestros usuarios y un libro sería de una ayuda incondicional", destacó.

La directora de la biblioteca Armando Collinet, Alejandra Dublanc, manifestó que "si bien los socios han llamado pocas veces, nosotros igual nos contactamos a través de Facebook, continuamente e informamos de la situación".

A raíz de la pandemia, la Feria Internacional del Libro que ya es parte del calendario anual, este año se realizó de manera virtual. "Es diferente porque no es lo mismo el contacto directo para seleccionar un libro, pero igual compramos alrededor de 100 textos y todavía no pueden cumplir con su función", destacó Dublanc.

La Conabip envía un subsidio anual que "no es una gran suma pero ayuda" al que se suma un aporte provincial yel subsidio de la Municipalidad que "es mensual y venía desfasado pero por suerte se ha regularizado", afirmó la directora de la institución.

Asumir los costos fijos y el mantenimiento de la biblioteca en este contexto los ha llevado a solicitar ayuda económica a los socios y olavarrienses en general. "Se nos está poniendo difícil porque el ingreso por cuota societaria es muy importante y no estamos percibiendo ni el 10% por cuota y el cobrador no puede cumplir su función", explicó.

La entidad cuenta con 460 socios con un perfil de búsqueda orientado hacia las novelas o literatura Infanto Juvenil.

Protocolo para los libros

La Conabip ha diseñado un protocolo para implementar cuando vuelvan a funcionar. Desde las bibliotecas populares locales se expuso en el petitorio elevado al Municipio, contemplando que "la atención será sin ingreso, a través de una ventanilla en la puerta de entrada, manteniendo la distancia, nos abocaríamos sólo abocado a la entrega - recepción de libros y cobro de cuota", detalló la directora de la biblioteca Armando Collinet.

El libro tiene un protocolo. "Cuando lo recibís en devolución entra en cuarentena durante 14 días sin volver a circular y lo estamos haciendo con los que recibimos de la Feria del Libro. En este edificio tenemos mucho lugar, entonces los disponemos distanciados 20 centímetros unos de otros. Cada vez que los socios devuelvan libros los colocamos de la misma manera", expresó.

A través de las redes sociales que cuenta la institución apelan a solidaridad de socios para que contribuyan para que biblioteca pueda continuar al regreso y brindar el servicio.