10.07 

Los diez inventos nacionales que fueron patentados en la historia del mundo

No son ni el dulce de leche, ni el alfajor ni la milanesa napolitana, que también se atribuye al ingenio nacional.

Fueron mentes nacionales las responsables de difundir estos inventos argentinos por todo el mundo, que hoy conviven masivamente en sociedad.

Helicóptero

El primer boceto de la aeronave fue diseñado por Leonardo Da Vinci en el año 1490. Sin embargo, el primer vuelo fue llevado a cabo muchos años después en Buenos Aires.

En 1916, Raúl Pateras voló el primer helicóptero de la historia. A partir de aquel momento, los ingenieros de todas partes del mundo desearon copiar el artefacto volador.

A pesar de no ser una idea que nació de una mente nativa, un argentino logró darle su función por primera vez en la historia.

Huellas digitales

Juan Vucetich fue quien en 1891 logró ingeniar el sistema de clasificación e identificación de personas. Su hallazgo revolucionó el mundo de la tecnología. El policía argentino se vio impulsado por los numerosos crímenes sin resolución.

Tras el invento argentino, los países comenzaron a aplicar a sus sistemas el nuevo descubrimiento. Paradójicamente, ellos superaron a Argentina con respecto a los avances tecnológicos.

Birome

Se podría decir que el inventor y periodista Ladislao Biró compite con Lionel Messi y el Papa Francisco. Su mente maestra creó no sólo la lapicera, sino también el perfumero, el desodorante a bolita, la caja automática de cambios, entre otros.

En 1938, Biró patentó la birome junto a su socio Juan Jorge Meynes. El nombre del invento argentino fue llamado en honor a los dos creadores.

Colectivo

Otro de los inventos argentinos más conocidos y aplicados a nivel mundial, fue lo que hoy se conoce como bondi. El nombre de colectivo fue denominado por ser transporte colectivo.

En otros países lo llaman autobús, ómnibus o autocar. A pesar de que hoy se presentan en las calles de todos los países del mundo, este transporte nació en Buenos Aires.

En 1928, un grupo de taxistas dio origen al colectivo cuando subió a más de un pasajero con el valor de boletos más baratos que el transporte individual.

Dibujos animados

La idea de los dibujos animados suele vincularse a los Estados Unidos por el imperio que logró Disney en su país. Sin embargo, en 1917 se reprodujo el primer largometraje en Argentina. El mismo fue nombrado El apóstol y trataba sobre la vida de Hipólito Yirigoyen.

Su creador fue el caricaturista Quirino Cristiani.

Jeringa descartable

Este invento fue clave para la historia de la medicina. Con ella se aseguró el higiene y la prevención de enfermedades. ¿Quién fue la persona detrás de la genialidad? En 1989, Carlos Arcusin inventó este instrumento que hasta el día de hoy se sigue utilizando.

Magiclick

Hugo Kogan fue el responsable en crear la utensilio de cocina.

En 1968 se inventó el encendedor con chispa para la hornalla. Su nombre deriva de la magia que causaba en aquel entonces, generar fuego con tan sólo un click.

Sifón de soda

La empresa argentina Drago fue la primera en vender sifones de soda. El agua con gas, más que nada con este envase, puede ser considerada una bebida nacional.

Ella pasó generación por generación en la mesa familiar de los argentinos.

El primer sifón fue creado en el año 1965.)

Alambre de púas

Sí, aunque no reslte un dato tan difundido, el alambre de púas también es un invento argentino. A José Glidden le surgió la idea tras el pedido de su esposa de proteger su hogar. El regalo a su mujer terminó siendo copiado alrededor de todo el mundo.

A pesar de ser un peligro al contacto, el mismo provee protección y seguridad.

Bastón y semáforo

para no videntes

En el año 1921, José Mario Fallótico vio a una persona ciega con dificultades para cruzar la calle en Buenos Aires. Fue entonces cuando se propuso el desafío de crear el bastón blanco para ayudarlos.

En 1983, Mario Dávila patentó el primer semáforo para personas no videntes, el cual emite una señal sonora entrecortada cuando no se puede cruzar y más fuerte y continua cuando sí se puede.