10.07 | Información General Entrevista a Liliana Cuenca de Animate

En cuarentena detectaron 13 casos de abuso sexual infantil en Olavarría

La emergencia sanitaria por el Coronavirus sumó un nuevo desafío para la Asociación Civil Animate, una organización que es nexo entre las víctimas y la justicia. El nuevo Juez de Familia las convocó a una reunión y destacó su labor. Iniciaron una campaña de socios y ayudan a familias necesitadas.


Darío Machado @dariomachado9

Desde su creación, cuatro años atrás, hasta la actualidad, las integrantes de Animate se han convertido en referentes de una lucha constante para visibilizar y concientizar sobre los múltiples casos de abuso sexual infantil que suceden anualmente en la ciudad, y la respuesta, muchas veces insatisfactoria, por parte de la Justicia. La Asociación Civil encabeza una lucha que hasta poco tiempo atrás no tenía referentes colectivos, pero además se ha convertido en soporte psicológico, afectivo y también económico para víctimas y madres de víctimas. Todo eso sin ningún tipo de apoyo estatal.

"Nosotros como Animate estamos trabajando en pandemia", aclaró una de sus fundadoras, Liliana Cuenca. A través de su página de Facebook reciben múltiples consultas y hacen nexo directo entre las víctimas, sus familias, y el Ministerio Público Fiscal de Olavarría y Azul. Acompañan a realizar las denuncias en la comisaría de la Mujer y la Familia, a las entrevistas con fiscales, a las citas para pericias y a las declaraciones en Cámara Gesell de las víctimas menores de edad.

La creación de Animate nació por las historias personales de sus integrantes, víctimas o familiares de víctimas de abuso sexual, y son ellas quienes llevan adelante el funcionamiento pleno de la Asociación Civil sin ningún tipo de apoyo externo. Tal es así que recién el mes pasado lograron conseguir una sede propia para funcionar, algo que surgió a través de un pedido en las redes sociales y tuvo respuesta favorable de vecinos de Olavarría que le prestaron un salón.

"Yo siempre atendía en mi casa, y por el tema de la pandemia tengo a toda mi familia en casa y no puedo atender a nadie, porque cuando atendemos es en privacidad", explicó Cuenca. En mayo pasado se contactó con ella "una mamá de un sobreviviente muy angustiada, muy desesperada". "La mamá estaba tan desesperada que no le importaba que esté mi familia en mi casa, pero la tuve que atender en el auto, estuvimos por más de dos horas adentro del auto", agregó.

Esta situación la hizo pública en las redes sociales, donde explicó que la Asociación Civil "sigue en la espera de un espacio físico, jamas tuvimos una respuesta de parte del Municipio, hasta el día de hoy es mi domicilio donde recibo a sobrevivientes de abuso sexual. Hoy tuve que asistir a una mamá en su auto porque toda escucha que se hace es en privado, me parece una falta de respeto tener que asistir a las personas de esa manera. Siento que a nadie le importa el gran trabajo que hacemos, estamos totalmente solas. Nosotras seguimos aunque al resto no le importe".

A partir de esta publicación le ofrecieron el préstamo de un espacio físico desde el que pueden trabajar y acompañar a víctimas y familias. Cuenca indicó a EL POPULAR que, además de las decenas de casos que siguen desde hace varios años, entre marzo pasado hasta la actualidad se sumaron 13 situaciones de niños que fueron abusados sexualmente en la ciudad y que fueron denunciados. Fuentes policiales indicaron a este Diario que uno de los más recientes sucedió a mediados de junio pasado, y el abusador fue detenido la semana pasada.

Socios y asistencia

En el transcurso de los últimos meses la Asociación Civil lanzó una campaña de socios, que hasta ayer sumaron 120 personas que aportan de manera mensual 100 pesos. El destino de este dinero es variado, pero centralizaron la importancia de asistir y ayudar económicamente a víctimas y familiares que lo necesiten.

"La recaudación de socios va a ser exclusivamente para ayudar a aquellas mamás que estén realmente solas y no tengan apoyo de nadie", refirió Cuenca. Explicó así el caso de la madre de una víctima que tiene que hacerse estudios médicos pero no cuenta con dinero para abonarlos, y además realizaron una campaña para donarle alimentos para ella y su familia, mientras que además recibe un bolsón por parte del Estado.

"Nos pone contentas de poder ayudar de esta manera, saber que contamos con algo de dinero y poder de ayudar", relató una de las integrantes de Animate. Cuenca agregó que "lo que hacemos es de corazón pero muchas veces eso no alcanza, necesitamos que nos apoyen más y con el tema de los socios se no va a ser mucho más fácil todo porque ya manejamos nuestro dinero y no le tenemos que pedir nada a nadie".

Asimismo tratarán destinar el dinero que ingrese a través de los socios para solventar gastos mensuales que tienen con un contador. Quienes estén interesados en colaborar pueden comunicarse a través de la página de Facebook @asociacioncivilanimate

Leé la nota completa en la edición impresa de diario El Popular de este viernes