23.07 

Construir una capital desde las bases

El presidente de Indonesia, Joko Widodo, había anunciado para este 2020 el inicio de la construcción de una nueva capital en el este de la isla de Borneo.

El proyecto estaba valuado en más de 29.000 millones de euros y dirigido a aliviar los problemas de superpoblación y contaminación de la capital actual, Yakarta. Razones obvias demoraron esa iniciativa que, aunque pueda parecer una idea peculiar, tiene antecedentes en el mundo.

Veamos algunos ejemplos, en orden cronológico inverso:

1. Nigeria, Abuya. La ciudad de Abuya comenzó a construirse en los años 80, destinada a ser capital del país en 1991, en sustitución de Lagos, que lo era desde su independencia en 1960. Abuya se encuentra en el centro de un país dividido entre musulmanes (norte) y cristianos (sur, donde se encuentra Lagos). Además de eso, la antigua capital ya tenía problemas de superpoblación: hoy en día cuenta con más de 21 millones de habitantes.

2. Brasil, Brasilia. La ciudad se fundó en 1960, cuatro años después de haber sido planificada y desarrollada como capital del país (ver aparte). Allí viven unos tres millones de personas.

3. Turquía, Ankara. Cuando se fundó la República de Turquía, en 1923, Ankara era una pequeña ciudad de 15.000 habitantes. Desde entonces es la capital del país y actualmente es la segunda más poblada, con unos 5,5 millones de personas, detrás de Estambul, una urbe transcontinental que separa Europa de Asia.

4. Australia, Canberra. En el siglo XIX, Canberra era apenas un pequeño poblado de ganaderos. En 1908, siete años después de la independencia del país, se escogió este emplazamiento para levantar la que sería la capital del país. El Parlamento, que hasta entonces estaba en Melbourne, inauguró su nueva sede en la capital en 1927. Aunque Sídney y Melbourne eran las ciudades más importantes del país, se decidió que era mejor que la capital no estuviera cerca de la costa, para evitar bombardeos desde el mar. Según recoge National Geographic, también influyó el clima: Canberra no es tan calurosa como las otras dos urbes.

5. Estados Unidos, Washington. El país proclamó su independencia en 1776 y celebró sus primeras elecciones en 1789, que ganó George Washington. En 1790 y tras años de negociaciones, se decidió cuál sería su capital: un territorio cedido por Maryland y Virginia que se llamó Distrito de Columbia, en honor a Colón. La ciudad que se construyó dentro de este territorio recibió el nombre del propio Washington. El Congreso se movió de Philadelphia a la capital en 1800. Para entonces estaba construida gran parte de los edificios gubernamentales. El plano de la ciudad con 12 avenidas se inspiró en el de Aranjuez.

6. Rusia, San Petersburgo. A principios del siglo XVII, el zar Pedro el Grande conquistó una fortaleza sueca llamada Nyenskans y construyó San Petersburgo, con el diseño de los mejores arquitectos e ingenieros de Europa, y con el objetivo de que el país contara con salida al mar. También contó con el trabajo forzado de campesinos, miles de los cuales murieron haciendo este trabajo. El zar trasladó la capital desde Moscú en 1712. En 1918 y tras la Revolución Rusa, Moscú volvió a ser la capital del país.

7. España, Madrid. Felipe II trasladó la corte de Toledo a Madrid en 1561, cuando la ciudad contaba con 20.000 habitantes y la corte aún era itinerante, con periodos en Toledo y en Valladolid, por ejemplo. Hay varias razones que justifican este traslado: su situación céntrica en comparación con otras candidatas como Barcelona o Sevilla, y la ausencia de un arzobispado fuerte y de grandes linajes nobles que pudieran hacer sombra al rey.