31.07 | Información General 

Las ventas de cuarentena de ropa interior y un cambio de mentalidad

Los negocios minoristas de ropa interior se vieron muy afectados durante la cuarentena, hace algunos días recién pudieron abrir sus puertas y concretar la venta presencial. El Popular se contactó con dos comerciantes del rubro quienes contaron la situación y como se tuvieron que adaptar a la tecnología.

El aislamiento trajo consigo varias pérdidas económicas que tuvieron que afrontar los comercios minoristas en Olavarría y en todo el país. Hace algunos días en la ciudad se habilitó la apertura de negocios no esenciales, entre ellos la venta de ropa interior. Pero no sólo trajo consecuencias negativas, sino que también positivas, el incorporar conocimientos sobre venta online y redes sociales son lo que marcan los comerciantes como positivo.

El Popular se contactó con dos comerciantes locales, Celeste Carestía de El Palacio de las Medias y con Mariana Azcátare propietaria de un comercio de lencería y ropa interior ubicado en Belgrano 2717,  para que nos cuenten sobre sus ventas durante pandemia y que significó la apertura.

Celeste contó que "en estos meses de pandemia tuvimos que adaptarnos a esta situación y al uso de las redes sociales, ya que en  nuestro comercio las ventas siempre se realizan en el local. Las ventas en Fase 1 fueron por delivery, subimos fotos a Facebook de prendas, pijamas de hombre, de mujer de niño, boxer de niño y lo que hacíamos es que todas las consultas las evacuamos a través de Whatsapp, fue una adaptación tanto del cliente como de nosotros también". El número para solicitar un pedido por delivery es: 2284- 498466 y 2284- 656490.

Mariana coincidió y explicó que su realidad tuvo que ir cambiando y reacomodándose, "empezamos a trabajar las redes sociales, que no las trabajamos, nos dio muy buen resultado" aunque reconoció que para trabajar con redes se necesita mucho tiempo y disponibilidad, "las chicas tuvieron que estar muy pendientes, hasta llevaban productos en sus propios vehículos".

En cuanto a la apertura de los comercios, Mariana Azcárate, indicó que la gente "es muy cuidadosa con los protocolos". Ambas coincidieron que lo que más se vendió fueron pijamas y batas.

En este sentido, Celeste de El Palacio de las Medias planteó que aunque abrieron las puertas del negocio "hay muchas personas que nos siguen consultando por las redes. Le preparamos el producto, lo retiran y se van".

La mentalidad de todos tiene que cambiar, ahora no podés ir a perder tiempo a un comercio, antes atendían, le dedicaban más tiempo ahora vamos acortando los tiempos y vamos a lo más rápido por una cuestión de seguridad tanto del cliente como de nosotros", reflexionó Celeste y reconoció que "cuanto menos tiempo estemos con el cliente, obviamente bien atendido, más saludable es para los dos".

Horario de corrido

Varios comerciantes celebran el horario de corrido. Celeste confesó que "la gente se adaptó, algunos están felices que trabajemos así, de a poco la gente se va a organizar para salir" y en este sentido planteó que también es mejor para dueños y empleados.

"El horario de 9 a 17 es bárbaro. Al principio a la gente le chocó e incluso el tema de la terminación de DNI, ahora están de mejor humor que todo está volviendo a la normalidad", aseguró Celeste y sostuvo que el horario de mayor circulación es a "la hora de la siesta. Vamos de menos a más, si nos mantenemos en la fase 4 la vamos a ir peleando parejo".

Para cerrar Celeste Carestía reflexionó y pidió que "esto tiene que servir para cambiar la mente de muchas personas, creo que de todo lo malo tenemos que cosechar todo lo positivo, al comienzo fue medio angustiante para todos".