11.08 | Información General 

El balance de Maribel García: la magia de contar-se

Guardianas de Historias nació hace trece años y tiene referentes en Tapalqué, Tres Lomas, Venado Tuerto, Olavarría, Hinojo, Colonia Hinojo, Azul y ahora cuenta con nuevas aliadas en otros rincones del mundo. 

Sin dudas fue un gran desafío mudar el escenario y reconvertirlo a online para hablar de historia oral y narración oral. Maribel García lo sabe, básicamente porque "el primer vinculo que tenemos con la gente es la mirada, el estar cerca, el mirarnos y contarnos y no lo podíamos hacer pero a la vez no podíamos dejar de contar y de contarnos. Ahí apareció la posibilidad del taller virtual". La museóloga ideó así el Guardianas de Historias a través de la pantalla y "fue aprender nuevas técnicas y lo logramos".

"Francesca en Italia, Anyelén desde Neuquén, Liliana de Gualeguachú o las que estábamos mas en el centro de la provincia de Buenos Aires se fueron hilvanando historias y nos hermanamos en un momento muy especial de la vida de cada uno, muy hacia adentro. Fue muy grato", valora Maribel García.

"Están organizando para juntarse todas, cuando se pueda", comenta con entusiasmo la museóloga local. Es que "la narración nunca se va a terminar y aprendeos entre todos y todas", añade, tras reconocer que se han prometido darse cita en las Termas de Copahue o en Tapalque, escenario anual de Los Cincuenta que Cuentan.

"Ha sido un aprendizaje y una alegría enorme. Ver que cada una pudo contar su historia fue increíble. Uno sigue siendo narrador y llevando historias a su repertorio y es mágico que eso suceda. Estoy feliz por todo lo que sucedió el martes" en el cierre del taller virtual Guardianas de Historias. Pero "esto no termina acá. Piden continuar porque sienten que cinco clases son muy pocas y lograron cosas increibles".

Mientras tanto, ya es un hecho es que a mediados de agosto comienza a dictarse el taller "Abuelas de Cuento y de las Otras También", para indagar "nuestra propia historia que tiene que ver con las mujeres que nos precedieron y buscando en ellas parte de nuestra propia historia. Será muy personal, muy hacia adentro para poder sacar esas historias que quedan guardadas, de nuestro árbol genealógico", explica García.

En realidad se trata de "nuestra historia oral, en un maravilloso recorrido descubriendo abuelas porque hay abuelas que no han sido amorosas ni cariñosas, que no han cocinado y dialogamos con todas esas formas. Ni mejores ni peores". El cupo es limitado, así que para apurar la inscripción pueden enviar un mensaje al WhatsApp de la museóloga, 02284-15659382 y a reservarse un lugar para aprender a contar esas historias que tanto no definen.