04.09 | Información General Recorrida de El Popular

Cementerio Municipal: sin lugar para más inhumaciones, con arreglos de pintura y limpieza

Una recorrida de El Popular Medios con el encargado del Cementerio Municipal José Luis Izarriaga permitió conocer que ya no hay más lugar para inhumaciones. Cómo es el trabajo en pandemia. El embellecimiento del lugar y el trabajo del personal.

El Popular Medios recorrió el Cementerio Municipal donde no hay lugar para más inhumaciones y es una de las preocupaciones de los vecinos de Olavarría.

Con personal municipal restringido por la pandemia por Covid-19 se realizan tareas de pintura de nichos y bóvedas, arreglo de veredas y limpieza en las seis hectáreas que ocupa este centenario cementerio.

El encargado José Luis Izarriaga destacó el trabajo realizado y el agradecimiento de las personas.  "La gente nos paga con los impuestos para ir avanzando y hoy, estoy muy contento por los resultados", expresó.

Hace un año y medio que trabajo en el Cementerio Municipal con un grupo de compañeros. Antes éramos siete trabajadores y con la pandemia se fueron cuatro por ser factor de riesgo. Hoy quedamos sólo tres. Lo primero que vi acá es que había que trabajar y hacer cambios. Todos los días venimos con ganas. El Cementerio Municipal tiene seis hectáreas para mantener, lo que hacemos es poner ganas porque la gente paga con los impuestos para hacer esto.

¿Qué cambió en estos meses?

Durante estos meses podamos, pintamos, hacemos mantenimiento de pasto, limpieza, baldeamos las galerías y veredas, arreglamos nichos y si la gente nos da la pintura los pintamos.

Otro de los cambios fue el trabajo de pintura que hicimos en el Mausoleo de la familia de Dante y Torcuato Emiliozzi  con autorización de la Subsecretaría de Cultura y Educación Municipal. También rasqueteamos y pintamos el Cristo Yacente, los tres edificios centrales y las piletas, todos los días avanzamos.

¿Qué es el sector más difícil de mantener? 

Sin dudas el pasto, por la poca gente que somos para trabajar. El sector de las tumbas, ubicado sobre la avenida Ituzaingó, es la parte que más nos cuesta porque no hay descendientes y lo arreglamos como podemos. 

También el sector de los  nichos más antiguos, los ubicados de espalda al ingreso del Cementerio Municipal, nos cuesta porque no hay contacto con los familiares. 

La gente viene cuando necesita un espacio para un familiar, como no hay lugar se saca un abuelo o tatarabuelo y es ahí cuando las personas nos llaman. Si hay que hacer una reducción la hacemos, la idea es solucionar el problema al familiar. 

¿Cuántas horas diarias trabajan? 

Entramos a las 7 de la mañana  y nos vamos a las 13 y los sábados tenemos una guardia. Antes se trabajaba sábados,  domingos y feriados pero por la pandemia el Cementerio Municipal abre hasta los sábados.

¿Cuáles son los cambios que generaron en el ingreso al Cementerio Municipal? 

En la capilla hemos colocado cosas que nos han regalado como flores, floreros, es cuestión de tener ganas y seguir avanzando. La gente viene en momentos de dolor y hoy  nos felicitan, eso nos llena de orgullo porque es un lugar sagrado, para nosotros es importante que digan eso . Que todos los días venga la gente y te felicite , para mi es un orgullo. 

También tenemos tarjetas de cartón con un número, del 1 al 5, que le entregamos a una persona si es hipoacúsica o sorda para que, al cierre tengamos la tranquilidad que nadie quedó adentro ya que 15' antes de cerrar accionamos una sirena para informar de la finalización de la jornada. 

¿Cuáles son los trabajos de infraestructura que se realizan? ¿Hay presupuesto? 

Con el tema de la pandemia el presupuesto no es bueno,  pero no me quejo porque el intendente Ezequiel Galli, el Secretario de Obras Públicas, Julio Ferraro y el Subsecretario de Mantenimiento y Obras Públicas, Federco Vidal siempre están colaborando.

Hace 6 meses terminaron de colocar 40 pilares para sostener las losas que tienen muchos años. En este momento estamos trabajando para arreglar veredas porque  estaban muy deterioradas, todo lo hacemos quienes trabajamos en el municipio.

¿Cuáles fueron los cambios durante la pandemia?

No nos cambió en nada porque trabajamos a puertas cerradas, nos pusimos de acuerdo entre todos y trabajamos normalmente, mientras el Cementerio estaba cerrado hacíamos mantenimiento adentro. 

¿Cuál es el destino que le dan a las flores? 

Las dejamos un tiempo, a las flores frescas las sacamos cada 3 meses y a las de plástico quedan durante unas semanas porque juntan arañas, con la limpieza de las flores sabes quién viene y quién no.

¿Durante la pandemia la gente visita el Cementerio? 

Para el día del padre vinieron cerca de 500 personas, los días de semana aproximadamente recibimos a 40 personas de lunes a sábados, en tanto los sábados vienen 70 personas. 

¿Qué situaciones actuales te preocupan?

El robo de placas en los nichos y bóvedas y los chicos que juegan al fútbol tras trepar los paredones de los muros exteriores. Estamos esperando que el Municipio nos entregue alambre para evitar que ingresen. 

En el Cementerio Municipal de Olavarría hay aproximadamente 200.000 cuerpos inhumados. El primero fue Daniel Mackinlay, nacido en Liverpool el 10 de septiembre de 1856 y fallecido el 20 de mayo de 1882 en la Estancia Remington . Su lápida lo recuerda al ingreso del Cementerio Municipal.