05.09 | Política 

Vecinos del barrio Coronel Dorrego se reunieron con Galli

Abordaron la inseguridad y necesidades del sector. En el encuentro estuvieron los funcionarios Dolores Muro y Diego Robbiani.

"Lo importante es que pudimos sentarnos a dialogar, charlar sobre el tema", manifestó Stella Zelaya, vecina del barrio Coronel Dorrego, sobre la reunión que mantuvieron el jueves al mediodía con el intendente Ezequiel Galli.

El encuentro fue solicitado por los vecinos en el marco de los casos de inseguridad sufridos en las últimas semanas, pero se aprovechó para plantear otras necesidades del barrio, como la situación de lotes baldíos y la Sociedad de Fomento.

El pasado lunes los vecinos llevaron un petitorio al Palacio Municipal en el que solicitaron una audiencia con el jefe comunal, para exponer la grave situación en la que se encontraban por una serie de delitos, robos y amenazas. Uno de los principales acusados era un adolescente de 15 años, quien el martes pasado fue internado en un centro cerrado de Mar del Plata donde realizará un tratamiento por adicciones.

En la reunión estuvieron presentes cuatro vecinos, el intendente Ezequiel Galli; el secretario de Desarrollo Humano y Calidad de Vida, Diego Robbiani; y la subsecretaria de Derechos, Igualdad y Oportunidades, Dolores Muro. "Desde el Municipio las herramientas que tienen para trabajar estos tipos de casos la han puesto a disposición, desde Minoridad, Servicio Local, le han brindado la contención que se necesita pero no ha dado resultado por el mismo ambiente en el que vive el chico", explicó Zelaya a EL POPULAR luego del encuentro.

Según lo que le expresaron los funcionarios municipales, a partir de los informes realizadas en distintas dependencias que intervinieron en la situación particular de este adolescente es que lo debe tener "en un lugar donde no se pueda escapar o lo puedan retirar familiares, que sea una decisión judicial y no a voluntad", se planteó. El chico de 15 años estuvo varios días internado en el Hospital Municipal "Dr. Héctor Cura" y luego fue derivado a Mar del Plata por resolución del Juzgado de Familia.

Desde el Fuero Penal se planteó días atrás a este Diario que no se pueden tomar medidas de seguridad sobre el adolescente por ser no punible y los delitos por los que fue denunciado son menores, como amenazas o robos. Zelaya indicó así que "estuvimos hablando también del barrio porque no es el único caso y este chico actuaba a veces con otros menores de edad, ellos están en conocimiento. Tiene 44 causas el chico menor de edad, sólo denuncias, porque hay un montón que no han denunciado nada".

Por otra parte, Zelaya comentó que en las últimas jornadas el barrio ha recuperado la tranquilidad: "Tras esta movida que hicimos nosotros se ha calmado la situación", dijo sobre la organización lograda con cerca de un centenar de vecinos que se unieron en un grupo de WhatsApp y desde ahí se mantienen comunicados y en alerta ante posibles casos de inseguridad. Acerca de los acusados de los delitos y ataques sufridos, planteó que "quizás tomaron dimensión del asunto de que estamos muy comprometidos por el barrio, por lo menos se calmaron un tiempo, no se hasta cuando; pero no están molestando ni mandando amenazas como los primeros días. Los primeros días fueron caóticos".

La nota completa en la edición impresa de diario El Popular