10.09 

Postre Pavlova

La Pavlova, hecha de merengue, crema y frutos rojos, tiene nombre ruso pero su nacimiento nos lleva hasta las antípodas. Aunque todavía hoy hay disputas entre Australia y Nueva Zelanda sobre su origen, las fuentes apuntan a que es una receta creada en Wellington, capital neozelandesa.

Cuando la bailarina rusa Anna Pavlova visitó el lejano país durante su gira mundial en 1926, el chef del hotel donde se alojaba ideó y bautizó en su honor este dulce y delicado postre.

Ingredientes: 3 claras de huevo. 1 pizca de sal. 1 taza de azúcar. 1 cucharada de maicena. 1 cucharada de jugo de limón. 1 1/4 taza de crema de leche. 1/2 taza de azúcar impalpable. 1/2 kilo de fresas o frambuesas.

Elaboración: Precalentar el horno cubrir una bandeja para hornear con papel manteca. Sobre él, dibujar un círculo de aproximadamente 23 centímetros de diámetro. Aparte, batir las tres claras de huevo hasta llegar a punto nieve. En forma gradual, agregar 3/4 de taza de azúcar, sin dejar de batir.

Mezclar el restante del azúcar con la maicena en el merengue y, en pequeñas cantidades colocar gradualmente el jugo de limón.

Con una espátula, esparcir el merengue dentro del círculo dibujado anteriormente en el papel manteca, de un centímetro de espesor. Colocar el resto de la mezcla en una manga y con ésta hacer círculos alrededor del círculo realizado en el paso anterior, para formar un cuenco no muy profundo. Hornear a 150°C por una hora.

Preparar crema chantilly y decorar el merengue con esta mezcla y con las frutas elegidas.