13.09 | Policiales 

El Sindicato Policial habló sobre la denuncia penal y la sanción de Galli

La semana pasada dos dirigentes de los derechos humanos presentaron una denuncia penal contra uniformados que protestaron en Olavarría. También Galli sancionó a los policías que usaron un auto municipal para manifestarse.

Días atrás en Olavarría, dos dirigentes de derechos humanos presentaron una denuncia penal contra los policías que se manifestaron en Olavarría en los últimos días y pidieron al Ministerio Público Fiscal que investiguen si se violaron los artículos 226 y 226 bis del Código Penal que establecen las penas por los atentados al orden constitucional y la vida democrática.

Si bien la presentación solicita investigar a los policías que se manifestaron en Olavarría se mencionan las movilizaciones de efectivos que armados y vistiendo uniformes rodearon la residencia presidencial en Olivos y la casa del Gobernador en La Plata, los dos episodios que generaron temor y sospechas sobre las verdaderas intenciones de algunos de los manifestantes.

Sobre esto Nicolás Masi, secretario general del sindicato que nuclea a los trabajadores de la Policía (Sipoba) aseguró que "estoy totalmente de acuerdo con ellos pero les pido a los señores que profundicen su investigación y denuncien a jefes policiales y que denuncien al Gobernador y a todos los Ministros del sometimiento, esclavitud y servidumbre al personal policial y padecimiento de enfermedades crónicas".

Ejemplificó lo que sucede en tiempos de pandemia, "si pagan 50 pesos la hora al policía y tienen enfermedades producto del coronavirus, y la obra social mira para otro lado y los hospitales no quieren recibir a enfermos de Covid-19 y menos a policías, la cosa se complica".

Además, remarcó que él mismo fue defendido por APDH "cuando fui detenido ilegalmente por la policía. Quiero que vean y analicen toda la problemática".

En cuanto a la sanción que dio el Intendente sobre los efectivos de Control Urbano que usaron el móvil municipal para manifestarse también dio su postura, "me parece bien porque defiende intereses del Municipio. Como Intendente tiene que también defender intereses y condiciones laborales de esos efectivos porque subcontrata un servicio".

Y llamó a solucionar a través del diálogo, "no hay que enfrentarse sino sentarse y dialogar y llevar soluciones acordes al tiempo que vivimos y problemas reales de la gente. Debemos lograr mejores condiciones de vida con el diálogo y debe ser constructivo y no con enfrentamiento y destrucción" y aseguró que desde el sindicato que defiende, "no aceptamos la falta de respeto".

Sobre esto, reconoció que "lo que ocurrió en la Casa de Olivos fue una falta de respeto porque fueron con el móvil y no aceptaron cuando el presidente invita a un grupo a pasar. La investidura presidencial se respeta ante todo. Es la patria el presidente. Sea quien sea".