14.09 | Información General La Cámara Empresaria y Comerciantes Unidos con el mismo objetivo

Comerciantes locales reclaman la ampliación del horario

Sostienen que el horario corrido los perjudica y demandan que se extienda hasta las 20 para "almacenes, verdulerías, carnicerías y panaderías", entre otros rubros. Desde el retorno de la ciudad a Fase 4, las quejas fueron sostenidas.   

Días atrás, desde la Cámara Empresaria de Olavarría (CEO) había alertado acerca de las complicaciones acarreadas por las restricciones horarias definidas a partir del retroceso de la ciudad a Fase 4 ante la multiplicación de contagios. 
También la agrupación Comerciantes Unidos Olavarría (CUO) sentó su posición y elevó un pedido para la ampliación del horario al Municipio igual postura sostuvo Julio de Felice, presidente de la comisión de comercio minorista de la CEO.
Aunque la postura de la Cámara es la de promover la apertura de todos los rubros no solo de alimentos sin restricciones horarias. "Que cada comercio pueda elegir en este momento tan difícil".

La nota de Comerciantes Unidos

En texto dirigido al intendente Ezequiel Galli se planteó expresamente que "tenga a bien permitir la apertura de los comercios de alimentos (almacenes, verdulerías, carnicerías, panaderías, etc.) hasta las 20 horas". Si bien reconocieron que en la actualidad se realiza un debate con "argumentos a favor y en contra" sobre el horario comercial hicieron una salvedad: "siempre entendiendo que debemos analizarlo por rubros, ya que es imposible que todos los comercios mantengamos una misma franja horaria que impediría que podamos realizar nuestras compras diarias, entre otros motivos".

Por último, en el documento se añadió que "para evitar la competencia desleal para los comercios locales que no comercializan productos esenciales, es fundamental que los hipermercados cierren las góndolas de esos productos a partir de las 18, continuando con la venta de comestibles hasta las 20".

Pérdidas

En ese sentido, esta semana los cuestionamientos partieron en forma más específica desde el Centro de Industriales Panaderos de Olavarría (CIPO), adherido a la CEO, por el horario corrido hasta las 18 debido a la penosa certeza de una importante reducción en la caja diaria, que en algunos casos asciende hasta el 30 por ciento, según refieren afiliados a la entidad.

'Ayer a las 18, cuando empecé a vender carne, tuve que cerrar; a la hora que empieza a andar la gente tenés que cerrar'

La preocupación de los empresarios del sector, quienes expusieron cómo los afecta la limitación horaria en sus ventas y el efecto negativo sobre los puestos de trabajo. Daniel Ottino, presidente del CIPO, quien ya había advertido días atrás sobre la situación, enfatizó que debido al recorte en la atención se ven perjudicadas las ventas de "especialidades", como facturas o sandwiches de miga, entre otros productos. Asimismo, propietarios de panaderías locales expusieron el modo en que ven menguar sus ingresos y demandan una solución desde el Municipio local.

En principio, el referente de los panaderos locales resaltó que "el tema del horario corrido es un problemón" y estableció que una vez definido el recorte del horario habitual "otra vez se cayeron los mostradores". Desde ese punto de vista, evaluó que "es lo mismo de siempre: otra vez faltan las ventas de la tarde y no las reemplazás con el horario corrido, se pierden". Debido al cierre a las 18 "no se vende todo lo que son las especialidades", aseguró el dirigente.

  • A la voz de Ottino se sumaron tres afiliados al CIPO, quienes optaron por no dar a conocer su identidad pero reflejaron los alcances de la restricción horaria. "A mí me está perjudicando mucho. Ayer y anteayer fue un desastre la caja de la tarde. A la mañana se hace más o menos lo mismo pero a la tarde se está vendiendo un 30 por ciento menos", definió uno de ellos.

El panadero solicitó a Ottino que canalice el malestar del sector a través de la Cámara Empresaria para tratar de ser oídos en el Municipio local. Con ese argumento, consultó sobre la posibilidad de "hacer alguna movida para hablar con (el secretario de Desarrollo Económico, Julio) Valetutto, aunque sea que lo extiendan, no te digo las 24 horas pero que lo extiendan hasta las 20".

De su actividad en el reparto de panificados, sostuvo que los perjuicios también alcanzarían a otros rubros comerciales. "Además, los almaceneros a los que les llevo pan están todos igual. Por ahí el que no tiene mostrador no lo nota pero los almaceneros también dicen que cuando pueden empezar a vender fiambre, bebidas o cerveza tienen que cerrar". Desde ese punto de vista, analizó que los hábitos de consumo no se adaptan aún a las trabas provocadas por la pandemia, "porque a las 17 no podés programar la cena. Yo me pierdo la venta de sandwiches de miga todas las noches; es un desastre", reiteró.

Disensos

De forma similar, otro panadero dedicado al reparto de panificados agregó que por estos días "vine a traer pan a una carnicería y el carnicero también estaba bastante enojado, dijo 'ayer a las 18, cuando empecé a vender carne, tuve que cerrar; a la hora que empieza a andar la gente tenés que cerrar' ".

Un tercer panadero lamentó que en un inicio "la Cámara Empresaria no buscó apoyo en los demás rubros para que le firmáramos la nota. El tema de los contagios, eso se sabe y obviamente que es preocupante, pero creo que por tener el negocio dos horas más abierto, con eso no te va a pasar nada; eso es lo que consideramos. Como dijo (el presidente de la CEO, Mario) Antista, los contagios no se producen en los negocios, se producen en las casas".

Este lunes Olavarría experimentó un pico de contagios: se registraron 64 pacientes con Covid

Cabe recordar que días atrás el propio Ottino había señalado que los efectos del aislamiento social, preventivo y obligatorio sobre la actividad influenciaron aún más en las restricciones en las ventas. "Cuando el cierre era a las 16 era terrible para nosotros porque nos perdíamos, aunque yo no tengo mostrador hablo en general, las ventas de la tarde". Para especificar luego que "a la tarde se venden los bizcochos, las facturas, los sandwiches de miga; todo lo que sean especialidades no vendían nada".