28.09 

Salvia, la que sana y "encanta" a las aves

Con más de 900 especies, podemos elegir tanto en tamaño -entre herbáceas, arbustivas y pequeños árboles- como en color de flores -blancas, amarillas, celestes, lilas, violetas, rosadas y rojas, entre otras.


De fácil cultivo, hay variedades que prosperan a pleno sol y otras con sombra parcial.
Es una planta aromática originaria del sur de Europa y de la región mediterránea, se cultiva a pleno sol y florece desde la primavera hasta el otoño.

El terreno donde la plantemos deberá permanecer fresco pero evitando humedades y encharcamiento.
Tiene dos características esenciales: por un lado, se caracteriza por atraer la visita de los encantadores colibríes. Por el otro, desde la antigüedad se le han atribuido numerosas propiedades beneficiosas para la salud; de hecho, su nombre, "salvia", significa curar o sanar. Sin embargo, muchos de estos efectos positivos no han sido demostrados o son falsos.

Sin embargo, estaría comprobado que puede paliar las alteraciones propias de la menopausia y resulta antiinflamatoria, tanto para la piel como para la mucosa bucal y la garganta. Además de resultar antioxidante y constituir un buen remedio contra la dispepsia, la salvia también ayuda a combatir la acidez estomacal y reduce la hinchazón. En cambio, no tiene resultados comprobados para obtener un vientre plano y tampoco se le reconocen propiedades diuréticas.