03.10 | Información General 

La odontología que ya está llegando es la "digital"

Porque los tiempos se acortan y el margen de error prácticamente desaparece. La efectividad de su aplicación es altísima, aunque también es más costosa que la odontología "tradicional" por llamarla de alguna manera.

Entró al mercado, la "digital", que facilita muchísimo el trabajo del profesional. Se pueden lograr excelentes imágenes, además de tener un diagnóstico preciso a partir de una imagen radiográfica o de una tomografía. Inclusive hace siete años que en Olavarría los odontólogos ya trabajan con imágenes 3D, y hasta gente de otras ciudades -como Tandil, por ejemplo- venían para realizarse ese tipo de prácticas en el tomógrafo. Ese servicio se utilizó para lograr mejores resultados a partir de la computación, ganándose tiempo, seguridad, menos margen de error porque esas imágenes en 3D brindan medidas casi exactas, mucho más que una imagen en 2D que es una radiografía común.

Hay mediciones milimétricas que se envían de manera online, el odontólogo las carga en su computadora y a partir de allí comienza a trabajar en la solución de un problema que tenga el paciente, quien a su vez podrá ver en una pantalla el inconveniente que está sufriendo y cuál será la solución. El tomógrafo 3D fue lo primero que ingresó para que el profesional acelere y mejore su trabajo.

Lo nuevo, lo que se está incorporando por estos días, hace que desde la tecnología todo siga siendo mejor para el trabajo del odontólogo. Con un escáner se puede ver claramente la cavidad bucal del paciente o bien el modelo, y se llega a la computadora para planificar qué tipo de traamiento se necesita hacer. Se pueden planificar prótesis de todo tipo, tratamientos de ortodoncia (con placas llamadas "invisibles" y placas removibles), planificar colocación de implantes y prótesis en forma posterior (fijas o removibles). Es que luego de esa imagen, se planifica el trabajo a realizar o la práctica, prótesis o rehabilitación, por lo que todo eso permite ganar tiempo y se obtiene mayor certeza de lo que se necesita hacer en la boca del paciente.

Toda esa información se transmite a una impresora, que brindará a través de un programa la rehabilitación a efectuarse. Eso sí, al odontólogo también le lleva un poco más de tiempo en su consultorio todo lo que es análisis de la situación, pero llega finalmente a un grado altísimo de efectividad, más allá de los costos que son mayores tanto para el paciente como para el mismo profesional. Pero este sistema digital permite tener un planeamiento integral, mostrarle al paciente cómo quedará su boca, etc.

No se desecha la "otra odontología", ya que esa odontología "tradicional" continuará vigente. Lo digital se incorpora, suma, se consigue un mayor desarrollo profesional, con resultados excelentes en prótesis, ortodoncias, en lo que respecta de la parte quirúrgica inclusive. El costo, repetimos, es mayor. Pero ese será un tema que definirán, llegado el momento, el odontólogo y paciente.