08.10 | Política 

El HCD aprobó, con voto doble del Presidente, el proyecto para sancionar las reuniones sociales

Esto es lo que se mencionó desde el Ejecutivo al responder un pedido de informe de la Comisión de Hacienda. Se busca ajustar la normativa municipal a lo establecido en el decreto nacional 714/20.

Pasadas las 11.30 de hoy, el Concejo Deliberante comenzó con el tratamiento del proyecto que envió el intendente Ezequiel Galli para convertir en ordenanza la sanción a las "reuniones sociales". Después de las 13 y con un intenso debate de por medio, se aprobó por mayoría el proyecto.

La votación se realizó de manera nominal y se aprobó por mayoría con el voto positivo de Juntos por el Cambio y el concejal de la UCR Martín Lastape, debido a un empate la definición estuvo a cargo del presidente del HCD, Bruno Cenizo, quien finalmente sumó para la aprobación.

En este sentido, el proyecto de ordenanza se aprobó con las modificaciones propuestas por el edil Lastape.

La prohibición de las "reuniones sociales" rige por el decreto 2.566/20 que se promulgó a principios de septiembre "ad referendum" del Legislativo. El contenido del proyecto de ordenanza es el mismo de esta norma.

Quien tomó primero la palabra fue la concejal oficislista María Jose González quien descató que "el intendente Ezequiel Galli tuvo una visión al momento de establecer una multa pecuniaria con un fin disuasivo".

A su turno, Celeste Arouxet repasó el trabajo de la Comisión de Hacienda del HCD sobre el tema. "Cada integrante fue ninguneado por el bloque oficialista y el Ejecutivo".

 

Luego, Victoria De Bellis, del bloque Cuidemos Olavarría anticipó que va a votar en contra porque el proyecto "no responde a los mínimos parámetros de legalidad".

 

Posteriormente, el presidente del bloque Juntos por el Cambio, Martín Endere aclaró que "buscamos de alguna manera que haya medidas que puedan disuadir comportamientos" en el marco de la pandemia por Covid-19.

 

El radical Martín Lastape propuso modificar el proyecto estableciendo una escala de aplicación de las multas de 3 a 100 salarios mínimos de acuerdo al siguiente detalle:

 

-Reuniones familiares en domicilios particulares de hasta 10 personas: multa de hasta 3 salarios mínimos

 

-Reuniones sociales en lugares cerrados: multa de hasta 4 salarios mínimos

 

-Reuniones sociales de hasta 25 personas: hasta 9 salarios mínimos

 

-Reuniones sociales y/o familiares de 50 personas: hasta 25 salarios mínimos

 

-Más de 50 personas: hasta 100 salarios mínimos

 

Lastape aclaró que sobre el proyecto "no lo saco ni lo modifico, lo que propongo es una escala de aplicación de la sanción".

 

Esta aclaración se da en relación a lo que Victoria De Bellis aclaró que lo que mandó el Ejecutivo es un decreto para refrendar por lo cual no se puede hacer modificaciones. Se convalida o no.

 

Desde el Frente de Todos Germán Aramburu recalcó esta cuestión. Tras eso tomaron la palabra, Martín Endere, Guillermo Santellán y Juan Sánchez.

 

Este útimo dijo que "esto es un mamarracho porque no se saben a quien multan". Se mostró favor de encausar el comportamiento social pero no se puede aprobar este proyecto". Mencionó que tienen propuestas para hacer modificaciones pero no se puede. Ante esto Guillermina Amespil respondió que no quedaba claro si esos cambios eran para que el proyecto resultase válido. "Me sorprende porque las propuestas están hasta escritas y el martes dijeron que no las iban a hacer porque no tenían respuestas del Ejecutivo".

 

Celeste Arouxet pidió "más respeto por el trabajo en Comisión. Tuvimos 5 reuniones y en 4, el oficialismo no dijo nada". Luego comenzó un cuarto intermedio.