28.10 | Información General 

Gestión de residuos: "enterrar la basura mezclada es atrasar 20 años; había que hacer un cambio"

"Hay que desmitificarlo, el reciclaje no es un gran negocio", dice Lucas Rey, gerente de Transportes Malvinas, la empresa que desde hace diez años maneja los residuos urbanos en Olavarría y que, aun así, quiere ser parte del proceso de reconversión de desechos que propone el Municipio".

Karina Gastón

[email protected]

El año de prórroga y la invitación a ser parte de las mesas de análisis del GIRO (Gestión Integral de Residuos Olavarría) juegan a favor. El ejemplo de Tres Arroyos, con 4 años de gestión, cartoneros incluidos y ecuaciones que cierran, sirven para posicionar. Allá procesan la mitad de desechos y reciclan el 14%, pero les falta sistematizar la separación en origen. Acá la discusión es incipiente pero "siendo el operador del relleno sanitario podemos hacer una sinergia; que lo haga otro sería más caro", advierte Rey. El municipio del trigo tuvo que crear una tasa municipal para sostener un servicio ampliado que hoy en Olavarría cuesta 30 millones de pesos mensuales sin separación ni recupero de materiales. Con reciclaje sin dudas será otro el precio, y en esta nota con EL POPULAR, explica porqué.

-En vísperas de fin el contrato de recolección de residuos, ya está confirmada la prórroga del servicio por un año más.

Es así por la revisión del tema con una gestión integral de residuos y porque no es el año mas indicado para hacer un contrato nuevo a 10 años en las condiciones macroeconómicas actuales. Ocurre en todas las ciudades. El contrato era de 7 años más 3 de prórroga que vencía ahora.

-¿Cómo fue el año de pandemia ya que hubo recortes por la emergencia? ¿Qué evaluación hacen del servicio?

Para nosotros fue y es un desafío constante. Al interior de la empresa se empezaron a disparar los casos aislados, que complican la operación diaria e impactan sobre los costos porque el personal que se aísla o contagia hay que reemplazarlo, mas los grupos de riesgo que desde inicio no están trabajando. Ese impacto es importante en los costos de mano de obra que es el más importante del servicio.

-¿Cuántos trabajadores tienen en Olavarría y cuántos contagios hubo?

Son 130 en forma directa más los eventuales que hacen suplencias. Casos confirmados de covid 1 o 2, pero hubo muchos aislados por contactos estrechos de sus familias, eso es lo que más repercute.

-En el marco de la pandemia, el Municipio hizo un recorte del servicio, ¿cuál es la situación actual?

Se recortaron servicios que no tenía sentido mantener porque no había movimiento, como Ecopuntos y Puntos Verdes. Asumimos que la reducción de servicios no implicaba suspensiones ni despidos. Ahora el 100% del contrato está funcionando porque la ciudad está trabajando en forma normal.

-¿Cuál es el costo del servicio hoy?

Alrededor de 30 millones de pesos mensuales, considerando todos los servicios.

-¿Hubo actualización presupuestaria en función de la disparada de los costos en este contexto de emergencia sanitaria?

El contrato prevé ajustes trimestrales por inflación pero los componentes del desfase de costos por covid los absorbe la empresa, plantear un adicional no nos pareció adecuado. Nuestro servicio es esencial. Muchos municipios se han visto tentados a hacer ajustes pero la mayoría dio marcha atrás porque sanitariamente es contraproducente. No hubo necesidad de despidos ni ajustes. Olavarría tampoco lo hizo.

Con otros costos

-¿Qué rol asumirá Malvinas en el GIRO?

Agradecemos al Municipio que nos haya permitido ser parte del proceso de revisión. Olavarría en el 99 decide dejar de disponer residuos en basurales a cielo abierto y pasar a la disposición final con el relleno sanitario. No existía ningún Municipio, salvo en la CEAMSE y fue un hito en cuanto a gestión de residuos. En 2010 nos hacemos cargo y trabajamos con diferentes gobiernos. Ahora había que hacer un cambio en la gestión de residuos porque Olavarría entierra el 100% de los residuos que genera. Eso en su momento estuvo bien pero hoy es una política ambiental que puede mejorar a través del reciclaje. Logramos avanzar con los Puntos Verdes y Ecopuntos, con buena acogida de los vecinos pero hay que aumentar la capacidad de separación y es necesario contar con instalaciones de separación de materiales. La cuestión económica es una limitante para los municipios. El establecimiento de una planta de reciclado trae asociados un montón de gastos operativos corrientes que hay que asumirlos...

-¿El nuevo servicio de gestión integral implica mayores costos municipales?

Correcto y hay muchos mitos en cuanto a gestión de residuos como que con el reciclado se puede pagar todo y no es así. En Tres Arroyos tenemos una planta de reciclado hace 4 años. En lo económico si se hace informal, no se pagan cargas sociales, no hay seguro ni ropa y no se cumplen con las normas de seguridad e higiene capaz que con la venta de productos se puede sostener pero en condiciones laborales paupérrimas. Creo que nadie quiere eso. Ahora, si se cumple con todo el costo de venta de material no alcanza para cubrir la operación. ¿Es un fin económico en sí? No, es un tema ambiental y hay que hacerlo porque corresponde hacerlo.

-Eso mirado desde el Estado porque para la empresa es un negocio y si los números no cierran no seria viable...

A nosotros nos pagan por la operación. Somos responsables de la venta de material pero el costo que paga el Municipio surgió de una licitación. Es un caso testigo de una ciudad mediana del interior donde se inició un proceso de transformación que se sostuvo en el tiempo. Muchas veces los municipios reciben financiamiento para armar un galpón, poner una cinta de clasificación y al año no funciona más. Acá llevamos 4 años, tenemos certificación de normas ISO 9 y 14 mil con avales del OPDS.

A la vanguardia

-¿Cuántas toneladas de residuos genera Tres Arroyos?

Entre 65 a 70 por día.

-La mitad de Olavarría...

Sí pero eso es proporcional. Las instalaciones son en función de las toneladas de la ciudad.

-El modelo sería replicable en Olavarría...

Sí, totalmente, en cualquier municipio es aplicable. No conozco detalles del proyecto porque esta en fase muy inicial, pero me parece correcto que Olavarría empiece a repensar cuál es el sistema de gestión que se viene. El tradicional de enterrar la basura mezclada es atrasar 20 años; había que hacer un cambio. Que Olavarría haya recogido el guante es destacable.

-Y Malvinas quiere ser parte de este proceso.

Sí, es parte de la gestión ambiental y nos sentimos parte de la ciudad. El primer contrato fue en la década del 80. Somos actor importante y vamos a seguir intentando tener presencia local.

-En Tres Arroyos, ¿cuántas toneladas recuperan?

Aproximadamente el 14%, depende del mes y de los ciclos económicos.

-¿No hay separación en origen?

Hay una campaña para separar los residuos y deberían sacarlos diferenciados según los días por semana pero dependemos mucho del vecino. Es una cuestión cultural. Todavía estamos en fase bastante inicial, lleva tiempo.

-En Olavarría las aspiración sería llegar al 50%...

Sí, el 50% de la basura es orgánica y el resto inorgánica pero de ese 50% inorgánico hay muchos materiales que es antieconómico reciclar, no hay mercado, por los costos o el flete. Hay otras cuestiones en ecuación ambiental. En San Juan por ejemplo llevar un camión con fardos de PET a Buenos Aires, implica sacar un camión a la ruta que contamina, consume combustibles fósiles. Hay que poner eso en ecuación ambiental: no enterrás botellas pero generas otros contaminantes.

Claro, pero a la empresa le conviene que el reciclaje funcione porque es un negocio.

No lo vemos como un negocio sino como un complemento de lo que ya hacemos. ¿Si es super rentable para la empresa? No, es una actividad bastante compleja. Estando en la actividad en Olavarría, siendo el operador del relleno sanitario lógicamente podemos hacer sinergia entre ambas cosas. No tiene ningún sentido que lo haga otro porque sería más caro. Hay que desmitificarlo, el reciclaje no es un gran negocio.

-Pero la aspiración es ser parte de este proceso...

Venimos apostando a esto desde 2010 porque Olavarría estuvo a la vanguardia en la gestión de sus residuos al ser la primera en tener sistema de captación de biogás. En la gestión de residuos invierte un montón de dinero en hacer las cosas correctamente, se ha quedado un poco en el tiempo y eso hay que recuperar.