03.11 | Información General 

Día internacional del joyero y relojero

El 3 de noviembre es el día internacional del joyero y el relojero. El origen de la celebración es en conmemoración a Benvenutto Cellini, uno de los orfebres más destacados del Renacimiento italiano, quien nació en esa misma fecha en 1500.

Cellini, quien fue discípulo por un breve tiempo de Miguel Angel, realizó las más diversas obras de arte gracias a sus habilidades como medallista, escultor, cincelador y joyero. Entre sus trabajos más importantes aparece el crucifijo de El Escorial que esculpió en 1562 y que Francisco de Médicis le regaló a Felipe II de España.

Asimismo, entre otras de sus creaciones, se destacan un busto en bronce de Cosme; la estatua, realizada con el mismo material, de Perseo y un salero de oro y esmalte, que le encargó Francisco I de Francia y que hoy forma parte del patrimonio del ex Museo Imperial de Viena.

Los joyeros y relojeros durante esta fecha, celebran su día mostrándoles a sus clientes todos sus conocimientos y objetos más delicados, desde un reloj para todos los días hasta una pieza de lujo.

En muchos casos, el joyero mantiene un perfil familiar y Joyería Luna es un ejemplo de ello, pues allí el apellido continúa con su tradición a través de las generaciones.

Claro que los tiempos han cambiado desde el inicio de este oficio. Y hoy, las joyerías conjugan lo moderno con lo clásico, lo más avanzado en tecnología con aquellos que son tradicionales y que aún permanecen vigentes.

El desafío, entonces, está en adaptarse a los avances tecnológicos sin resignar ese toque de distinción que marca la diferencia.