04.11 | Información General Proyecto en la Cámara de Diputados

Ley Integral de Menstruación Sostenible para la entrega de productos gratuitos

El proyecto fue presentado en el Congreso nacional por dos diputados del Frente de Todos e impulsado por la asesora de la Jefatura de Gabinete, Carmela Moreau.

Un proyecto de "Ley integral de menstruación sostenible" fue presentado en las últimas horas en el Congreso Nacional por los diputado del Frente de Todos, Nicolás Rodríguez Saa, y Lucas Godoy, e impulsado por la asesora de la Jefatura de Gabinete, Carmela Moreau.

La iniciativa propone que se garantice la entrega gratuita por parte del sistema de salud, tanto público como privado, de los elementos necesarios para la gestión menstrual, con el objetivo de asegurar "un marco igualitario, protectorio y asistencial para el desarrollo y el cuidado de la salud" de toda la población.

Según un informe realizado en 2019 por el colectivo Economía Femini(s)ta en el marco de la campaña "MenstruAcción", las personas que menstrúan destinan el 10% de sus ingresos a adquirir los elementos necesarios para la gestión del ciclo. En este sentido el proyecto de Ley abarca dos pilares: la gestión menstrual y la salud menstrual integral.

El texto establece la entrega gratuita y obligatoria, para quien lo requiera, de "toallas higiénicas reutilizables, copas menstruales, esponjas marinas menstruales, paños absorbentes lavables, ropa interior absorbente y todo aquel producto biodegradable o reutilizable, destinado a la contención durante la menstruación". También incluye medicamentos que se requieran para atravesar el período menstrual sin padecimientos ni dolor.

Tal como lo anticipa el nombre de la ley, el proyecto prevé no sólo la asistencia económica para las personas menstruantes, sino también un enfoque sostenible de la gestión de la menstruación.

Actualmente se estima que son alrededor de 3.380 millones las unidades de toallitas y tampones que se consumen en la Argentina, para las cuales se utiliza una materia prima a base de celulosa, que proviene de plantaciones forestales.

Pero además del daño que suponen hacia el medio ambiente, también pueden representar un peligro para la salud de quien las utiliza: según un informe del Espacio Multidisciplinario de Interacción Socioambiental (EMISA), de la Universidad Nacional de La Plata, en ambos productos se detectaron concentraciones de glifosato, un químico del cual se ha comprobado su toxicidad, y de su derivado, conocido como AMPA.

El proyecto, que no incluye a los tampones ni a las toallitas descartables dentro de la lista de elementos de entrega gratuita, establece que el Ministerio nacional de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en coordinación con el de Salud, deberá realizar "evaluaciones técnicas" para garantizar que los materiales utilizados en la producción de los elementos de gestión menstrual "cumplan estándares de protección ambiental". (DIB)