17.11 | Información General Día de la Construcción

Viviendas prefabricadas: la mejor inversión en medio de la pandemia

El sistema de llave en mano es tendencia aún en medio de la crisis sanitaria y económica. Pablo García, titular de Viviendas Olavarría, explica cómo lograr el techo propio en 60 días hábiles. "En abril vendimos 27 casas" dijo, desafiando la cuarentena.

El impacto del dólar derivó en ladrillos. Se pagan al contado o hasta en 6 años. Con diseño propio o acordado a un promedio de 20 casas por mes.

"Puede ser prefabricada, con ladrillo o minimalista, a los 60 días hábiles tenés la casa hecha", asegura Pablo García, desde Viviendas Olavarría, una firma que se instaló en la ciudad durante la pandemia y crece a ritmo sostenido. Construyen un promedio de 20 viviendas por mes que cuestan como mínimo 400 mil pesos y que pueden pagarse hasta en seis años. El primer mes, en mayo, "hicimos 27 casas", destaca el vendedor, sorprendido y con las expectativas ampliamente superadas. El vínculo con la ciudad era muy previo al covid pero desembarcar en plena cuarentena no sólo implicó un buen negocio a nivel local sino que además logró proyección regional, al punto de tener lista de espera.

"El tema de la movida del dólar ayudó y cuando salió la noticia del supuesto corralito, en un día vendimos 7 casas. Eso fue pánico", reconoce García desde su oficina de Rivadavia 2347.

La empresa funciona en Olavarría desde mucho antes, ya que llevan al menos tres años vinculados con el mercado local pero la posibilidad de instalar sus oficinas en el distrito amplió el abanico de negocios y permitió consolidar la oferta local.

Con un plantel de 25 personas operan en toda la región. "Arrancamos en plena pandemia, maravillosamente bien por el momento y esperemos que continúe así. Nos ha beneficiado la situación y no hemos parado de trabajar. Al no poder comprar dólares, apuestan a la casa prefabricada influye que además somos una empresa local. Todo se produce acá y le compramos a muchos proveedores locales", destaca el referente de la firma.

El primer punto a tener en cuenta a la hora de optar por el sistema constructivo de casas es disponer de un terreno. Luego existe una gran cantidad de alternativas con múltiples ventajas y la posibilidad de convertirla en un inmueble habitable en 60 días hábiles.

Dentro de las casas prefabricadas se puede elegir diferentes sistemas constructivos de casas. La construcción modular o prefabricada acorta los tiempos de ejecución con óptimos resultados.

  • "Coordinamos con el cliente qué modelo le gusta, si prefabricada, con ladrillo o minimalista y en 60 días está hecha", asegura García.

"Hacemos todo desde las bases hasta el techo en un trabajo integral. Salimos de lo que es lo estándar de las viviendas del rubro, vamos más allá de armazón y las placas, nosotros colocamos hasta los pisos y pintamos", ejemplifica el dueño de Viviendas Olavarría.

27 casas en un mes

Ahora, ¿cuánto cuesta montar una vivienda prefabricada? Los valores dependen del tipo de construcción pero hay mínimo establecido para cubrir los gasto operativos, cuyos índices promedian los 400 mil pesos.

"El primer mes vendimos 27 casas, a fines de abril. Decidimos abrir la oficina en Olavarría porque había mucha gente preguntando, dando vueltas. Hacía 3 años que veníamos vendiendo casas acá y ya el volumen de venta que teníamos no daba para hacerlo desde otro lugar y decidimos instalarnos".

En esta modalidad de construcción juegan a favor los materiales que se utilizan, los tiempo de ejecución, las facilidades de financiación y el sistema de llave en mano. "Está al alcance de todos, el que quiere financiar lo hace y si no lo puede pagar al contado. El que quiera tener la casa, la tiene", afirma Pablo García.

El ritmo de construcción es sin pausas y registra un promedio de 20 casas por mes aunque el último mes fue levemente inferior. El reimpulso del Plan Procrear no incidió en nada. No hubo planteos ni consultas vinculadas con esa operatoria .

¿Qué tipo de clientes busca tener su casa bajo esta modalidad constructiva? "Depende del producto pero abarcamos a todo el público, desde el laburante que tiene poco activo pero le alcanza para una casa prefabricada, hasta la clase media que opta por el ladrillo o la media alta que demanda una con vivienda diferente, minimanilista. Incluso hemos tenido consultas para construir en un country o barrio cerrado", grafica el responsable de la firma.

El bajo costo o la posibilidad de acceder al techo propio mediante diferentes modalidades de pago, ya sea al contado, en moneda extranjera y cuotas a plazos de hasta 6 años con un bajo interés son determinantes.

Por encima del promedio

"Construimos a medida. El diseño lo aporta el cliente y la medida mínima es de 30 metros cuadrados. Lo que predomina y nos sorprende es un promedio alto de metros cuadrados", reconoce García.

El termómetro de la crisis siempre es la construcción pero, en este caso, la incertidumbre económica que se generó a nivel país durante esta pandemia derivó en un negocio creciente. "Como la gente no puede comprar dólares y no puede tener plata abajo del colchón sale a comprar casas", evalúa el empresario.

En el rubro hay indicadores que son similares y que plantean "un promedio de 36 o 37 metros cuadrados construidos pero nosotros estamos casi en los 80 metros cuadrados de promedio y también tenemos viviendas de 140, 180 y hasta 200 metros cuadrados", destaca García.

La demanda no es localizada sino que también proviene de los distritos vecinos. "Hay mucho más interés desde que estamos en Olavarría y por eso nos instalamos acá sabiendo que somos locales. La gente está cansada de empresas de Córdoba, de Buenos Aires y de otros lugares", comparó. Las casas de Viviendas Olavarría se levantan "en todas partes" dice el vendedor, tras indicar que tienen construcciones detrás del "barrio Pickelado, en la zona de quintas, en Colón al fondo, cerca de La Máxima" pero también en "Tres Arroyos, Azul, Bolívar, La Madrid, Tandil, Buenos Aires y Mar del Plata".

Quintas y precios

Un dato llamativo y asociado a la imposibilidad de irse de vacaciones es apostar a una quinta con pileta para uso propio o para alquilar durante el verano. "En los próximos días tenemos para hacer 4 casas, para estrenar a fin de año y en Claromecó tenemos un montón", explica.

Pablo García asegura que no paran de levantar paredes y que además tienen una prometedora lista de espera, con "más de lo que me gustaría u por eso estoy peleando con proveedores por las entregas" aunque advierte que "no tenemos demoras. Estamos al día pero me gusta entregar antes y no llegar al último día".

Eso sí, con los vaivenes económicos hubo que actualizar valores porque "los precios se movieron bastante porque es todo en dólares, la chapa, el aluminio, y tuvimos que ir ajustando algunos valores pero ahora bajaron", apunta García.

La mayoría de los materiales los adquieren en Olavarría, desde maderas, aberturas, ladrillos, placas. Nosotros regalamos los sanitarios, la grifería, la pintura, alacenas y bajo mesadas y eso lo traemos de Buenos Aires porque acá no hay producción sino revendedores", plantea García.

Sacan plazo fijo porque no les conviene, les metieron miedo por el corralito, cuando salio esa noticia en un día vendimos 7 casas. eso fue pánico.

Finalmente, el referente de Viviendas Olavarría aclara que "manejamos el mejor precio del mercado. Los ataques que tenemos de otras empresas es por el precio. Cobramos por metro cuadrado y de acuerdo al sistema constructivo con valores que oscilan entre los 8 mil pesos y los 15 mil cuando la competencia tiene como piso casi 5 mil pesos más que caso que nosotros, es mucha la diferencia".