01.12.2020 | Policiales Siete detenidos y rescate de 69 víctimas

Desbarataron una organización dedicada a la trata de personas y otros delitos

Era liderada por una mujer conocida como "La Tía Eva". Bajo la pantalla de una comunidad religiosa denominada "Filadelfia", se dedicaba a la trata de personas, lavado de dinero, delitos contra la integridad sexual de menores, contra la identidad y contra la vida.

Tras intensas tareas de investigación criminal por parte de la Policía Federal Argentina, y con el apoyo operativo de 250 trabajadoras y trabajadores de la Gendarmería Nacional, ambas fuerzas lograron desbaratar hoy a una organización criminal que, liderada por una mujer conocida como "La Tía Eva" y bajo la pantalla de una comunidad religiosa denominada "Filadelfia", se dedicaba a la trata de personas, lavado de dinero, delitos contra la integridad sexual de menores y adultos, contra la identidad y contra la vida. El operativo desplegado durante la madrugada finalizó con siete detenidos y el rescate de 69 víctimas. En total, se realizaron 23 allanamientos en las provincias de Buenos Aires, Salta, Tucumán, Mendoza, Neuquén y Entre Ríos.

En una conferencia de prensa brindada por las autoridades de esta Cartera, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, destacó "el trabajo profesional, pormenorizado y sigiloso que realizaron las fuerzas" en auxilio de la Justicia y remarcó que dicho trabajo "no despertó las sospechas de nadie, por lo que se consiguió ingresar a los lugares y desbaratar la organización". Tras ello, Frederic subrayó: "Esta es nuestra gestión: reforzar la investigación y el análisis criminal e ir hacia el desbaratamiento de grandes organizaciones para no dejar que este tipo de delitos se sigan cometiendo en Argentina".

Según surge de la investigación, entre los delitos registrados, las y los miembros de la "comunidad" sustraían menores a sus padres biológicos para inscribirlos luego como hijos de varias mujeres de la organización. Además, se pudo establecer que la organización cometió instigación al suicidio al haber inducido a la muerte a un joven que se había reconocido como homosexual, hecho por el que sufrió permanentes hostigamientos y agresiones que finalizaron con su trágico suicidio. Siempre bajo "la palabra divina", el joven había sido obligado a desnudarse públicamente, fue golpeado y sufrió agresiones físicas (como arrojarle baldes de agua fría), entre otras atrocidades.

Funcionaba desde 1972.

Gracias a la articulación entre las órdenes del Poder Judicial y las directivas de la ministra Frederic de intensificar la investigación criminal para neutralizar el delito complejo, sumado a la asistencia de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) del Ministerio Público Fiscal, se logró extender el despliegue de las fuerzas para realizar un operativo de gran envergadura en diferentes puntos del país, lo que muestra, entre otras cosas, la dimensión que poseía la organización criminal desbaratada.

Al respecto, el secretario de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, sostuvo: "Estamos muy satisfechos y vamos a redoblar los esfuerzos en este tipo de investigaciones para desbaratar el delito complejo. Quiero remarcar el trabajo en conjunto entre el personal de las fuerzas, funcionarios del Ministerio y autoridades judiciales que permitió una investigación que seguramente tendrá mucha tela para cortar".

  • Junto a Frederic y Villalba estuvo el subsecretario de Intervención Federal, Luis Morales. Además, en representación de la PFA asistieron el jefe y el subjefe de la fuerza, Juan Carlos Hernández y Osvaldo Mato; y las máximas autoridades de la Superintendencia Federal de Intervención Territorial, Pablo Daniel Moreno, de la Superintendencia de Investigaciones Federales, Gustavo Acero, y del Departamento Unidad de Investigación de Trata de Personas, Dardo Castro.