02.12.2020 | Información General Juan Pérez, referente de la cooperativa Viento en Contra

"Se busca que haya políticas públicas que fortalezcan el trabajo cartonero"

El conocimiento técnico y científico en sintonía con la experiencia de los saberes populares. Ese es el principal valor agregado que el cooperativista rescata del programa "Residuos y recuperadores urbanos en pandemia".

"Se busca el reconocimiento como trabajadores y trabajadoras y a la vez se busca que haya políticas públicas que profundicen y fortalezcan el trabajo cartonero", analizó Juan Pérez, referente de la Cooperativa "Viento en Contra", en el marco del proyecto "Residuos y recuperadores urbanos en pandemia", que surgió desde la UNICEN.

La iniciativa tiene como eje central la reutilización de los desechos domiciliarios, con protocolos de seguridad e higiene en la recolección y clasificación de residuos, difusión audiovisual, alternativas tecnológicas de materiales y la posibilidad de conformar una red interinstitucional local.

  • El proyecto es impulsado por las facultades de Ingeniería y Sociales, la Cooperativa Viento en Contra y la agrupación social Corazones de Barro.

"Veníamos de una experiencia previa para agregarle valor a materiales con bajo precio de comercialización para incorporarla como subunidades productivas a la cooperativa" pero la pandemia jugó en contra y hubo pausa obligada. Sin embargo, ese primer paso se constituyó en "una motivación para lograr este trabajo en conjunto", destacó Juan Pérez.

Apunta al "ejercicio de los ciudadanos y las ciudadanas desde la separación de residuos hasta la comercialización.

Esa iniciativa se mantiene en pie pero con otros plazos: "sigue en camino el trabajo en los laboratorios. Nosotros ofrecimos los materiales y están en experimentación para ver los resultados de la fabricación de eco leños y briquetas ecológicas", ejemplificó el cooperativista.

La crisis sanitaria obligó a repensar conductas, hábitos y y prácticas. "Lo veníamos hablando desde hace un tiempo, cuando surgió la discusión con Mc Kinsey, con los integrantes de la FIO y puntualmente con Paula Vitale, elaborando idea de trabajar en conjunto sobre cuestiones específicas de la actividad cartonera", detalló Pérez.

El cooperativista lo dijo en relación con la fundación internacional sin fines de lucro Mc Kinsey que asesora al Gobierno municipal en el marco del programa de Gestión Integral de Residuos Olavarría (GIRO). El proyecto ha sido cuestionado por la agrupación porque sienten que los dejaron al margen y peligran sus fuentes de trabajo, además de advertir que la propuesta fue pensada para las cementeras.

  • Mientras tanto, destacan la posibilidad de integrar "Residuos y recuperadores urbanos en pandemia", un proyecto surgido de la convocatoria UNICEN "Acciones en la emergencia", con el objetivo de impulsar actividades que desde la universidad acompañen o asistan a sectores afectados por el contexto del Covid-19.

Bajo la coordinación de la Facultad de Ingeniería, junto a la Facultad de Ciencias Sociales, la Cooperativa Viento en Contra y la agrupación social Corazones de Barro, hay 25 integrantes de la comunidad universitaria y las organizaciones dispuestas a generar proyectos sustentables a partir de los desechos domiciliarios. La coordinación está a cargo de la doctora Paula Vitale, docente de las cátedras de Química Analítica y Química Ambiental de la FIO.

El plan de acción se apoya en cuatro ejes que incluyen desde aspectos de seguridad e higiene en las tareas de recolección y clasificación y la realización de producciones audiovisuales para difusión hasta el estudio de alternativas tecnológicas de materiales y la creación de una red interinstitucional local.

El punto de partida es "la recuperación de materiales" y se apunta al "ejercicio de los ciudadanos y las ciudadanas desde la separación de residuos hasta la comercialización. Aún no pudimos conectarnos con Salud (Municipal) pero la idea es avanzar y que no quede solo en el corto plazo sino que se incorporen más actores sociales de diferentes sectores de la sociedad para fortalecer el sector cartonero y poniendo como eje la inclusión social", puntualizó Juan Pérez.

Por eso, "vemos super positiva esta articulación con la FIO, FACSO y Corazones de Barro desarrollando propuestas y concretando líneas de acción con respecto al reciclado. Hay un trabajo de conciencia real respecto al sector de parte de la Universidad, compañeras y compañeros que vienen desarrollando la actividad académica, científicas y técnica y entienden cual es la orientación de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores, del MTE (Movimiento de Trabajadores Excluidos) y la cooperativa", analizó Pérez.

Lo que destaca el cooperativista es que "hay una sincronía en términos de pensamiento y acción. Concretamos algunas cuestiones respecto a la parte de difusión donde Sociales brinda un espacio todos los miércoles por Radio Universidad donde hablan diferentes actores del proyecto y la cooperativa", comentó.

Asimismo, "se van a generar micro documentales y ya hubo una instancia de filmación" mientras que "otra linea de acción son las redes institucionales y organismos, en un empujón a la necesidad de que los grandes generadores en Olavarría puedan llevar los materiales a la cooperativa que hace que pueda crecer el sector" y haya un "derecho del sector cartonero a manejar esos recursos".

El plan piloto de recolección diferencial que se hace en el barrio Pickelado

Se proponen desarrollar protocolos de Seguridad e Higiene para mejorar la logística; también se trabajará en la producción de micro documentales y difundir el plan piloto de recolección diferencial que se hace en el barrio Pickelado. Otra comisión de trabajo está orientada a desplegar una red de contactos con instituciones y empresas locales para conectar oferta con demanda y además se apuntará a las alternativas tecnológicas de uso de materiales con desarrollos locales de tecnologías que ya se utilizan en otros lugares, para incorporar materiales que hoy no tienen salida comercial.

"Se hizo una prueba piloto para avanzar en 2021, con o sin covid, y seguir desarrollando esa linea de seguridad e higiene para mejorar el sistema de reciclado de los cartoneros y cartoneras y profundizar en relación al conocimiento de los compañeros y compañeras de trabajo de reciclado desde que se recuperan hasta que se comercializa, contempla a toda la cadena productiva".

Es decir, el proyecto logra poner en relación el "conocimiento técnico y científico con la experiencia de los saberes populares para hacer un sistema socialmente más inclusivo. Se labura de manera muy cordial y con buena energía. Es un puntapié para trabajar realmente entre todos los actores sociales posibles que tengan que ver con la temática para mejorar las condiciones de los trabajadores y trabajadores de la economía popular", concluyó Juan Pérez.