13.12.2020 | Política Ezequiel Galli

"No me voy a vacunar: prefiero que se la aplique alguien de riesgo antes que yo"

Analizó varias cuestiones de la pandemia: dijo que no es aún tiempo de balance, destacó el programa de testeos; el jefe comunal adelantó no se aplicará la vacuna, anticipó la gestión durante Navidad y Año Nuevo, y reflexionó sobre algunas cuestiones que disparó la crisis sanitaria.

Daniel Lovano

[email protected]

Un siglo después de que Amparo Castro se desempeñara como intendente de Olavarría cuando el mundo era castigado por la pandemia de gripe española (1918-1920), Ezequiel Galli será el primer mandatario comunal en atravesar las tradicionales celebraciones de fin de año en una situación sanitaria análoga.

Aquella tragedia humanitaria en la post guerra (con otras herramientas médicas, científicas y logísticas para hacerle frente), involucró en el planeta a unos 500 millones de enfermos y dejó una cantidad nunca confirmada de entre 50 y 100 millones de víctimas fatales.

Sin posibilidad de escapar del discurso de Larreta, Kicillof o el mismo presidente Alberto Fernández, el intendente Galli afirmó que para esta pandemia de coronavirus que atacó en 2020 ha debido "afrontar algo muy distinto a todo y para lo que no teníamos referencias de lo que habían hecho nuestros antecesores en una situación similar. Acá no había nadie para preguntarle que haya vivido algo así en un siglo de historia. Se trató de un desafío que ha dejado mucho aprendizaje".

"Nos pasó una película de ciencia ficción que habíamos visto mil veces, pero nunca pensamos que se iba a escapar de la pantalla" dijo.

"Uno empieza a analizar cómo se dio todo, que salió desde China, que no se sabe si fue desde un laboratorio o una sopa de murciélagos, cosa que nunca vamos a conocer porque no hay demasiada apertura de datos por parte del gobierno chino. Por cómo se fue dando y cómo se fue propagando, parece una película" agregó.

Como dato positivo, dentro todo lo malo que implicó la pandemia, Galli destacó que "nos fortaleció como equipo. A mí me hizo crecer mucho en lo personal, pero no es momento de hacer un balance definitivo porque hay que esperar la llegada de la vacuna, qué acontecerá el próximo semestre, si tendremos o no una segunda ola como está sucediendo en otras partes del mundo".

"Después del mes de octubre, que fue el más bravo de todos, venimos con una curva que ha bajado considerablemente y con la expectativa de sostener esa baja pensando que llegan las fiestas, que es un tiempo del año en que la gente irremediablemente se va a juntar" pronosticó el jefe comunal.

Estos números bajos que surgen de los últimos partes, que han revertido el alza preocupante de cinco o seis semanas atrás, sugieren para Galli "una meseta baja. Tenemos proyectada una suba de casos para fines de diciembre y enero, pero el pico de octubre esperemos que no se repita hasta por lo menos bien entrado el otoño".

"Nosotros seguiremos con el RTA, el lunes pondremos en marcha la quinta etapa, haciéndolo todos los días, testeando a la mañana en el Hospital y por la tarde en el Paseo de la Salud, porque con esto tratamos de guardar antes de las fiestas a la mayor cantidad de positivos posibles y que los positivos por lo menos estén aislados en Navidad y Año Nuevo. Descansaremos 24 y 25, lo mismo para 31 y primero, pero la idea es continuar con este testeo intensivo" adelantó.

Galli calificó al RTA como la mejor herramienta utilizada por su administración en esta pandemia.

"Claramente fue lo mejor. En el momento que estábamos viendo que entrábamos en una curva ascendente, que estábamos en el pico, y nuestro secretario de salud (Germán Caputo) y el equipo de salud nos daban una proyección de complicaciones con las camas, decidimos salir a hacer algo que surgió de las conversaciones de gabinete. Es el instrumento que nos permitió aislar a mucha gente y evitar esa propagación que nos llevó a tener serias dificultades" subrayó.

Si el RTA coincidió con una mejora en todos los indicadores de la pandemia, el Intendente no ubicó la peor hora de Olavarría en ninguno de los dos brotes importantes.

"El peor momento fue a fines de marzo y abril, parte de mayo. Los meses que uno salía a la calle y veía absolutamente todo desierto, todo cerrado, sin saber cuándo iba a llegar el pico, cuándo iban a empezar los casos" relató.

"En junio, cuando llegaron los primeros contagios, por lo menos sabíamos que estábamos ante la posibilidad de una propagación, nos fuimos fortaleciendo y nos dio tiempo para fortalecer el sistema de salud. Esas primeras cinco o seis semanas fueron tremendas, porque no sabíamos cómo íbamos a pagar los sueldos, con qué recursos afrontar los insumos de salud y no entraba un mango en la Municipalidad".

"Fue un momento desesperante, pero pudimos mantener la cabeza fría, trabajando con el gabinete de lunes a lunes para hacerle frente a lo que venía" recordó.

Activo en redes sociales, con ruedas de prensa periódicas, Galli admitió un instante de la comunicación oficial que hoy preferiría evitar: "La verdad que no me arrepiento de haber publicado esa encuesta en Twitter, porque la intención era preguntarnos todos cómo íbamos a salir de esto o cómo íbamos a encarar la salida de la pandemia".

"Quería opiniones acerca de la mejor forma pasar del aislamiento al contagio administrado, pero bueno... quizás sí fue algo prematuro, incluso me trataron de mufa porque al otro día se dispararon los casos. No me arrepiento de haberla publicado, porque era un lindo tema para plantear, pero si tuviera la oportunidad de llevar el tiempo atrás, con el diario del lunes hoy no la haría" reflexionó.

Por otro lado, en términos comunicacionales Galli sacó como positivo un aprendizaje en la administración de los tiempos.

"Cómo nos organizarnos, para aprovechar el poco tiempo con la familia y también aprovechar esos momentos para mí, para hacer cosas que uno necesita" señaló.

"Esta pandemia nos está dejando a todos un gran aprendizaje y vemos hoy que las relaciones humanas son mucho más importantes de lo que pensábamos".

"Todos extrañamos ese abrazo, ese asado, la actividad física, el deporte: la importancia que tiene para tanta gente jugar un partido de tenis, correr en el Parque Mitre, jugar un partido de pádel con amigos; 8 meses sin poder jugar un partido de fútbol-5 llevamos. Cuando lo teníamos no lo valorábamos y ahora nos damos cuenta de lo bien que nos hace en lo físico y en lo emocional" enfatizó el Intendente.

Navidad y Año Nuevo son inminentes; en dos y tres semanas estarán aquí: "Nosotros tenemos habilitadas las reuniones al aire libre, y apelamos de nuevo a la responsabilidad social como lo venimos haciendo desde el principio".

"El operativo va a existir, pero tampoco podemos pedirle a la gente que se quede en su casa después de tanto tiempo encerrados. Ojalá lo haga, en especial los que son de riesgo, y sobre todo los adultos mayores se cuiden más de lo habitual. Por eso saldremos a testear fuerte antes de las fiestas, para encontrar esos positivos que si se son asintomáticos y se juntan con la familia nos empezarían a dar casos que no queremos" indicó.

Con aviones a punto de decolar de Ezeiza para ir a buscar las primeras partidas de vacunas contra el COVID-19, el intendente Galli también abordó la cuestión y las estrategias pensadas para el plan de vacunación en Olavarría.

"El primer paso fue inaugurar la cámara de frío; es importante a nivel regional contar con una cámara de frío para almacenar 40 mil monodosis, y después gente capacitada tenemos de sobra, lugares donde hacerlo tenemos de sobra. Hay que ver cómo llegará la vacuna, para quiénes llegará, porque ya se sabe que no va a ser obligatoria" apuntó.

Mencionó como lugares de vacunación los 27 centros de atención primaria, "si es mucha lo haremos en los servicios territoriales, el contenedor donde estamos hisopando en el Hospital lo convertiremos en centro de vacunación. En caso de ser necesario apelaremos a escuelas, sociedades de fomento y a lo que sea".

Su actitud frente a la vacunación la tiene clara y la hizo pública: "No me voy a vacunar, porque creo que tengo una edad como para no estar en riesgo, no tengo comorbilidades, me cuido, y la verdad es que todavía no veo claro el resultado de las vacunas. Prefiero también que se la aplique una persona de riesgo antes que yo".

El intendente no confirmó que en las semanas previas a la campaña de vacunación su administración impulse una campaña pro vacunas, y al mismo tiempo salga al paso de las fake news que han proliferado en su contra: "No lo hemos analizado y no podemos apurarnos porque no sabemos cuándo va a llegar la vacuna, y aún restan algunas preguntas a responder".