13.12.2020 | Información General El CEO de la cementera, Sergio Faifman, habla del conflicto con AOMA y de la realidad del sector

"Esto no solo va a perjudicar a Loma Negra, sino a la ciudad, a la Provincia, al país todo"

El director ejecutivo de la cementera amplió los conceptos vertidos en una solicitada difundida este sábado, en el que asegura que los alcances del enfrentamiento entre el gremio y su proveedora de piedra se traducirá, finalmente, en perjuicios para el país. Y contextualizó que ello se da en un contexto de pandemia y con indicadores de pobreza superiores al 40%.

El CEO de Loma Negra CIASA, Sergio Faifman, anticipó que el conflicto sindical con la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), que desembocaría en los próximos días en una paralización de los despachos de cemento en momentos económicos tan sensibles como el actual, "no sólo va a perjudicar a la empresa, sino también a Olavarría, a la Provincia y al país todo", al tiempo que recordó y les pidió a los trabajadores que "la manera de querer solucionar algo, no es ni el conflicto, ni parar la producción ni la extorsión, sino todo lo contrario, dialogar de buena fe".

Por otro lado, admitió que las expectativas empresarias para el año próximo estiman que continuará el repunte en los despachos del material, en niveles que, dijo, serían importantes pero "no alcanzarían los dos dígitos".

Fue ayer, tras la difusión de una solicitada que la cementera que abastece el 45% del mercado nacional del producto, publicó en estas mismas páginas bajo el título "AOMA pone en riesgo la producción de cemento en la Argentina". En ella, la firma fija postura en torno del enfrentamiento entre uno de sus proveedores de piedra, Minerar, y la organización gremial, que reclama el encuadramiento de esos mineros -hoy en Cal y Piedra-, al convenio de la rama Cemento. El agravamiento del conflicto "nos ha obligado a parar dos plantas que representan el 70% de nuestra producción de cemento", se señalaba en esa solicitada.

El gremio, por su parte, ya había cruzado a la empresa: "Si falta cemento en la Argentina los culpables no son los trabajadores", dijo el secretario general a nivel nacional, Héctor Laplace.

Ayer, en una entrevista telefónica, el director ejecutivo de Loma Negra admitió que "no entendemos el conflicto, la verdad es que resulta irrazonable no sólo lo que están reclamando, sino la forma en la que se está reclamando".

Inmediatamente, recordó que "el principal reclamo que está haciendo hoy AOMA es la diferencia de encuadre gremial dentro de Cal y Piedra versus Cemento", cuando "en Minerar, una empresa que tiene más de 20 años, ese convenio de Cal y Piedra fue avalado por el Sindicato durante estos 20 años. Y no solamente eso: en los últimos 7 años hubo dos acuerdos importantes entre las partes, incluyendo la misma dirigencia gremial de hoy, en 2013 y 2018, ratificando ese encuadramiento", con lo cual "el reclamo es totalmente ilógico".

Faifman cuestionó también los dichos sindicales acerca de que "se quiere defender a los trabajadores" y, cuando se le preguntó sobre las supuestas diferencias salariales entre ambos convenios, disparó que "se olvidan de decir para qué lado es esa diferencia salarial. En realidad, en la última década la paritaria de Cal y Piedra resultó 18% superior a la paritaria de Cemento. Esto es que los trabajadores de Minerar, por haber estado encuadrados en Cal y Piedra, hoy tienen un salario 18% superior del que hubieran tenido si hubieran estado en Cemento".

En la visión de Faifman, los hechos deben ser contextualizados. "No hay que olvidar la situación actual del país, estamos atravesando una pandemia inédita en la historia, tenemos indicadores de más de 40% de pobres y el sindicato está haciendo un reclamo desmedido, arovechando el repunte en los despachos de cemento de los últimos meses, para esta maniobra que perjudica no sólo a Minerar, no sólo a Loma Negra y a sus trabajadores, sino al país. Hablan de precarización de trabajo, cuando estamos hablando de trabajadores que, en promedio, ganan 110 mil pesos mensuales, que están ciento por ciento en regla, con todos los beneficios sociales, trabajando en equipamientos de última generación".

"Nosotros no decidimos parar los hornos -dijo después, corrigiendo la pregunta periodística-. Nosotros paramos los hornos porque para trabajar y básicamente en L´Amalí, se necesita piedra ya que el sistema de piedra es muy corto, con lo cual tuvimos que parar y lo mismo en Olavarría. Hoy seguimos teniendo piedra que también se agrega como adición en el cemento, entonces seguimos despachando cemento, pero en los próximos días tambien vamos a tener que dejar de despachar porque no tenemos piedra para seguir abasteciendo".

A su juicio, esa realidad "no surge exclusivamente por estos diez días que no están trabajando, sino porque hace un mes se venía trabajando a rueda muerta, con camiones que circulaban a un kilómetro por hora".

Entre todos

En el acto por el Día de la Construcción, Sergio Faifman había admitido una mejora en los despachos de cemento durante los últimos meses. "Los despachos siguen muy bien, muy fuerte -amplió ahora-: hay mucha obra, sobre todo mucha demanda reprimida y pequeña, la de la bolsa de cemento. Son muchos los que, teniendo un ahorro, han optado por construir, ya que en relación al dólar, el metro de construcción está en su nivel histórico más bajo. Esto obviamente se suma a que con la pandemia tanto en Buenos Aires como en otras regiones, estuvo muy parado porque había muchas limitaciones o directamente la construcción parada". Por eso, "nos preocupa que en este momento difícil, cuando la construcción empezaba a ser un motor de esa reactivación, encontrarnos con esto y tener que parar los despachos: es una situación inédita que no solo va a perjudicar a Loma Negra, sino que va a perjudicar a Olavarría, a la Provincia, al país todo".

Porque, indicó, "la construcción suele ser lo primero que se reactiva, y eso demanda mucha mano de obra, genera consumo, y permite tambien reactivar otras actividades que vuelven a generar mayor actividad en la construcción: es un círculo virtuoso". En este punto, además, valoró las palabras del presidente Alberto Fernández, que compartió: "este no es un momento para pensar en uno mismo: hoy a la Argentina la sacamos entre todos o no salimos. Entonces, creo que no es el momento de entrar en mezquindades individuales".

Sobre el final, pidió a los trabajadores optar por el camino del diálogo. "Creo que está demostrado en la historia. Loma Negra tiene cerca de 100 años de historia, y por lo que conozco a la gente de Minerar, piensa igual: la forma de llegar es trabajando y es dialogando, no parando la producción e ingresando en un conflicto. La manera de dialogar, de querer solucionar algo, no es ni el conflicto, ni parar la producción ni la extorsión, sino todo lo contrario, dialogar y sobre todo, de buena fe".

En números

La obra pública que el gobierno ha venido anunciando paulatinamente moverá el cemento a granel, "con consumos diferenciados y muy abajo en comparación con el año pasado, porque las obras grandes obviamente tardan un poco más y eso viene más demorado".

"A pesar de estos meses que vamos a terminar con despachos muy buenos", la cementera local cerrará el año con una caída del 15% respecto del año anterior, a causa de los meses inactivos del inicio de la pandemia. "Pero además venimos de dos años más de caída, tanto el año pasado como el anterior fueron de baja".

En este sentido, para 2021 se vaticina una recuperación en los despachos, "no una recuperación significativa, pero sí respecto de los niveles actuales. "Creo que va a estar en un valor que no va a llegar a dos dígitos -confió el referente de la cementera- pero va a ser una recuperación importante en el despacho".

Eso, en el marco de un período en que "Loma Negra está haciendo un esfuerzo muy, muy importante al impulsar una millonaria inversión, la principal de la Provincia y una de las principales del país. Y tener estos conflictos no ayuda para atraer otras inversiones que el país necesita tanto para generar trabajo, para generar riqueza".

Casi un centenar de empleos

¿Cuál sería la situación legal hoy, tras los intentos de conciliación fallidos? "Ayer (por el viernes) ya tuvimos otra reunión en el Ministerio de Trabajo, donde la posición de AOMA fue inexplicable porque no tenían un solo argumento para discutir lo que la compañía estaba planteando", describió, para analizar luego que "las instancias legales son muy relativas, porque no nos olvidemos que venimos de una conciliación dictada por Trabajo que el Sindicato no acató, lo que denota que no solo no le importa Loma Negra, sino que tampoco le importan las instituciones y el país".

No dudó al asegurar que, ante una vía muerta en la que no se encuentran consensos, decidirían "accionar legalmente todo lo que tengamos que accionar, imagino que Minerar hará lo mismo y hará cumplir sus derechos también", y graficó que "Minerar es una empresa que viene invirtiendo en el país, que tiene equipamiento y demás, con lo cual tendrá que tomar las medidas que tenga que tomar legalmente contra sus trabajadores, para poder cambiar esta situación".

Ante esa aseveración, instó a imaginar "que estamos hablando de una empresa que tiene 95 empleados... ¿Se imagina si mañana saliera a querer tomar más de 90 personas en Olavarría con un sueldo promedio de 110 mil pesos, cuánta gente se presentaría?".

Entonces, "me parece que hay que entender un poco la situación y hacer reclamos que sean lógicos y razonables, no aprovechar el mayor despacho que hoy hay de cemento y sabiendo que estamos en el medio de la ampliación de una obra importante como la línea 2 de L´Amalí. Porque esta jugada prácticamente es una extorsión contra Loma Negra".