31.12.2020 | Información General El quinto mes del año, marcado por los reclamos de reapertura de la economía y la respuesta favorable del Estado

Mayo: los efectos de la prolongada cuarentena en medio del lento regreso de varias actividades

En medio de variadas elaboraciones de protocolos, se oía el reclamo de productores, empresarios y comerciantes por retomar en forma plena sus actividades. Se observaba una baja de casos. Se produjeron las primeras salidas de vecinos. 

Mayo, luego de más de un mes de inactividad, se vio marcado por la lenta reactivación de la economía vernácula. En ese sentido, en los primeros días se escucharon las voces de empresarios y productores agropecuarios con sus reclamos para volver a la actividad. Pocos días después, la Provincia daría su aprobación para el retorno de un abanico de actividades con estrictos protocolos.

A mediados del mes, también fue el momento de comenzar a salir poco a poco del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) y los vecinos tuvieron permiso para dejar el encierro por dos fines de semana consecutivos. Los efectos de la cuarentena se veían reflejados en la baja recaudación del Municipio y en la caída de multas y contravenciones.

Antes de fin de mes, las autoridades solicitaban que los vecinos no abandonaran las medidas preventivas más elementales para tratar de evitar un posible rebrote de la enfermedad. También por esos días el personal de Salud concretaba una protesta por mejores condiciones de trabajo.

Ya el 2 de mayo, el intendente Ezequiel Galli confirmaba una baja del 50 por ciento en la recaudación del Municipio, e hizo especial hincapié en la baja del Impuesto a la Piedra, a partir de la inactividad del sector. Además, en ese momento abordó la situación sanitaria e indicó que diariamente se analizaban pedidos de diferentes rubros comerciales y productivos para flexibilizar la instancia de aislamiento.

El día 3 de mayo se daba cuenta desde estas páginas de una conferencia de prensa desarrollada el día anterior en el Salón Rivadavia municipal, donde el intendente Ezequiel Galli anticipaba que había efectuado los pedidos oficiales a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires para sumar una importante cantidad de actividades a las que se encontraban en marcha.

Por esos días, distintos referentes de la actividad en gimnasios locales daban cuenta del clamor del sector para volver a la actividad. En ese contexto, explicaban el modo en que debieron adaptarse para sobrevivir a través del mundo virtual para poder continuar trabajando. Los gimnasios permanecían cerrados desde marzo.

Para el 8 de mayo los vecinos del barrio parque Paulownia anunciaban un incipiente principio de acuerdo con el Municipio para zanjar la cuestión que adquirió trascendencia pública durante casi un año debido a la decisión unilateral del Municipio de autorizar el establecimiento de fábricas y empresas en ese sector de la ciudad, lo cual provocara la airada reacción de los vecinos y un desacuerdo que incluso pasó por el HCD.

Desde el 10 de mayo varios rubros lograron el aval de la gobernación provincial para volver a funcionar: "agencias de automotores y vehículos, venta por mayor y menor de artículos de uso doméstico/personal, leñeras, lavaderos de autos, lubricentros. Peluquerías y afines; y confección de prendas de vestir".

También volvieron a la actividad "oficios y profesionales independientes, construcción privada y estacionamiento medido. Así como el "acopio de materiales a reciclar metálicos y no metálicos para la industria siderúrgica y celulosa; industria metalmecánica; fabricación y venta de aberturas y perfilerías de aluminio y PVC; fabricación de ladrillo, tejas, pisos y revestimiento cerámico, y vidrios de arquitectura".

En la misma habilitación también fueron incluidos la "fabricación de calefactores, fabricación de tanques de agua, tornerías y matricerías; y comercios de productos alimenticios elaborados, que podían funcionar a diario hasta las 23 con venta 'para llevar' ".

A partir del sábado 16 de mayo, en una soleada jornada de otoño se pudo volver a salir a pasear por calles, plazas y parques de Olavarría. Fue ayer, el primer día en que se habilitaron las salidas recreativas en el marco de la pandemia por coronavirus. La disposición siguió vigente para el día domingo y en ese marco las autoridades policiales y municipales coincidieron en destacar el balance positivo.

Al día siguiente, después de las 20 el intendente Ezequiel Galli anunció ayer en su cuenta de la red social Twitter que el próximo fin de semana, que era largo por el feriado del 25 de mayo, también se habilitarían las salidas recreativas.

Sobre fin de mes el 29 de mayo el intendente Galli daba a conocer el refuerzo de los controles sanitarios en los accesos a la ciudad y la habilitación del rubro hotelería y alojamiento para personas que se instalen en Olavarría por motivos laborales.

Para el 30 de mayo, el centro de la ciudad fue testigo de la caravana que circuló en el marco de una movida nacional que impulsó la Red de Médicos Integrada de Argentina (Redima) con la expresa recomendación de mantener la distancia social y demás medidas de prevención. De esta manera, los profesionales de la salud de Olavarría se sumaron a la manifestación que reclamó por mejoras en las condiciones laborales en el contexto de la emergencia sanitaria.

Por último, desde Control Urbano se informaba sobre la realización de más de 100 contravenciones en obras en construcción y comercios varios desde el inicio de la cuarentena, por no acatar las normativas de los decretos nacionales y municipales sobre las medidas obligatorias por la emergencia sanitaria. La mayoría de ellos fueron comercios que no estaban habilitados para abrir sus puertas.