05.01 | Información General En una temporada atípica, el factor común es una matrícula más baja

Colonias de vacaciones en pandemia: grupos burbuja, sanitizantes, barbijos y distanciamiento

El trabajo está organizado y los chicos cumplen a la perfección el cuidado personal que demandan estos tiempos. Desde distintos clubes y propuestas de colonia de verano hicieron un balance a semanas de haber abierto la actividad.

En grupos burbuja de a diez participantes, con sectores bien diferenciados y con la premisa de ofrecer actividades sin contacto físico sobre todo en esta etapa de aumento de casos positivos de Covid; así están trabajando las distintas colonias de vacaciones que -aunque con propuestas distintas- siguen los lineamientos definidos en el protocolo días antes de la apertura de los espacios.

Las colonias de vacaciones comenzaron a funcionar sobre la segunda mitad de diciembre, algunas tradicionales abrieron sus piletas el 14 del mes pasado mientras que otras extendieron la fecha para el 21 o, directamente, la primera semana de enero.

De los clubes más tradicionales de la ciudad, Estudiantes tiene actualmente una concurrencia de 200 chicos, de los cuales el 70% concurre en el turno tarde y el 30% lo hace por la mañana.

Comenzaron la temporada de colonia el 14 de diciembre y a los pocos días sumaron un grupo de niños de 4 años que no estaba contemplado al principio. "Tenemos la capacidad para recibirlos y así respondimos también a la demanda de padres que traían hermanos más grandes, pero estamos tranquilos porque la capacidad de las burbujas nos permiten hacerlo", dijo a EL POPULAR la coordinadora de la colonia Claudia Menchi.

Las burbujas están divididas en grupos de a diez. Y en el Club Estudiantes trabaja un plantel de 15 profesores en turno tarde y 6 a la mañana. Además, se suman un coordinador de campo y dos coordinadores de pileta.

"Estamos trabajando muy bien. Incluso la capacidad nos permitiría recibir a unos 250 chicos", resumió Claudia Menchi.

Dijo, además, que "los chicos están super acostumbrados y respetan todo absolutamente. Llegan, el profesor les sanitiza las manos y queda con el barbijo hasta que comiencen la actividad, se lo sacan cuando van a la pileta o cuando hacen una actividad deportiva. Cuando salen del agua lo primero que hacen es secarse la cara y colocarse el barbijo así que estamos trabajando muy bien. Ellos tienen el cuidado muy naturalizado".

Balances

El Club Ferro trabaja en dos turnos, de 9 a 12 y de 15 a 18 y se extenderá hasta el viernes 12 de febrero y al momento de su apertura habían inscripto a 40 chicos, un número que continúa manteniéndose actualmente, dijo a EL POPULAR el concesionario de la colonia, Ramiro Bou.

En Ferro funcionan cinco burbujas que se reparten entre tres a la mañana y dos a la tarde. "Estábamos acostumbrados a trabajar con más de 200 chicos, así que con 40 que están viniendo estamos muy organizados", expuso.

Con cinco profesores y un responsable de la pileta en cada turno, "el protocolo se está manejando muy bien", contó el responsable de la colonia que propone actividades de campo y acuáticas. Dijo que si bien esperaban mayor cantidad de inscriptos, este año tan atípico se reflejó en esta propuesta que llega a los más chicos en temporada de verano.

El Club Pueblo Nuevo, por su parte, habilitó la colonia de vacaciones en la quinta de San Martín 142, exclusivamente en turno tarde, desde ayer.

En tanto que Racing inauguró esta propuesta sobre la segunda mitad de diciembre, cuando también arrancaron distintas colonias privadas.

En el caso de La Colonia, dirigida por el profesor Pablo Burghini, "este año tan particular, la tradicional escuela de natación que he mantenido durante 24 años, con transporte, disponibilidad de un gimnasio para los días de lluvia y campamentos finales, quedó en pausa". La reemplazó una propuesta de dos tardes a la semana, entre las 14.30 y las 17.30: 60 chicos los lunes y miércoles y otros 60, martes y jueves, en seis burbujas por turno.

Hoy asegura que el balance es "positivo" y contó que "había armado mi proyecto de dos veces por semana y completé mi expectativa".

Los 60 chicos que comparten dos días a la semana, a su vez, se dividen en seis burbujas de diez con sus respectivos profesores.

"Los chicos están muy acostumbrados a los cuidados que hay que tener y a las medidas de precaución y en ese sentido estamos trabajando muy bien, incluso en los momentos en que no utilizan barbijo".

La clave, para Burghini, es también el plantel de profesores que hace años trabaja en el equipo de esta propuesta de actividades y natación. "Se cuidan no solo en el trabajo, sino en la vida personal". A eso se suma una permanente línea de comunicación directa con cada familia. "Es una colonia diferente y así me lo planteé en octubre cuando empecé a trabajar en esta propuesta".

El Club Racing por su parte propone tres turnos para distribuir a los chicos que concurren a la colonia de verano. A la mañana, al mediodía y a la tarde ofrece -como siempre- distintas actividades de campo y también de pileta, siempre manteniendo las reglas que obliga el protocolo para poder desempeñar la tarea con el menor riesgo posible.

Actualmente concurren 60 chicos, un número que se ubica por debajo en comparación a otros años. Es que el factor común es una temporada que recibe a menor cantidad de chicos que disfrutan cada verano de las propuestas en formato de colonia de vacaciones. "Quizás por una cuestión de temores, de cuidados o también por la cuestión económica hay quienes optaron por suspender esta temporada y eso se ve en los clubes", analizaron.

"Hasta el momento, no se ha detectado incumplimiento"

Con cerca de una veintena de opciones entre clubes y las privadas, esta semana se completa el inicio de las actividades de agua y recreación en vacaciones de verano en la ciudad. Algunos ya habían comenzado hace un par de semanas y tuvieron el paréntesis de las Fiestas.

En tal sentido, la Subsecretaría de Deportes y Recreación de la Municipalidad de Olavarría está visitando cada espacio para verificar el cumplimiento de las normativas y sugerencias, ya notificadas a cada Colonia en las reuniones llevadas adelante a principios de diciembre y en los contactos periódicos dónde se van evacuando las dudas y/o consultas.

Dentro del protocolo de rigor, se constata que las colonias cuenten con un croquis del lugar, vestuarios inhabilitados, ausencia de kiosco, espacios delimitados de trabajo para actividades colectivas al aire libre, habilitación municipal y lugar para aislamiento de personas sintomáticas.

Respecto del personal, se observa la presencia de guardavidas y de encargados de limpieza; y en cuanto a lo administrativo, el ingreso escalonado de los asistentes, el cronograma de circulación interna, un libro de aforo (quienes concurren en cada día y turno), y termómetro infrarrojo.

En higiene, se debe contar con jabón líquido, toallas de papel, cestos de residuos y alcohol en gel o líquido al 70%. Para la seguridad acuática, debe estar establecido un espacio delimitado para guardavidas, elemento de flotación, silla identificada, bolsa de residuos patológicos y tapabocas descartables.

Los guardavidas tienen la obligatoriedad de uso exclusivo de guantes descartables, tapa nariz y boca, lentes de protección y alcohol en gel o líquido al 70%.

"Hasta el momento, no ha habido incumplimiento de la reglamentación. Todos entienden que son los responsables de la sanidad en su espacio y que los cuidados deben ser extremos para que cada persona y la continuidad de actividad no corran riesgos. La mayoría, además, han agregado acciones de control interno para prevención y eso lo vemos muy acertado. En esto, como en todo, la responsabilidad individual es clave. Es un trabajo en conjunto para el bien de todos", indicaron desde la Subsecretaría de Deportes y Recreación.