25.01 | Información General 

Se cumplen 11 años del crimen de Marcos Alonso

El cuerpo del abogado penalista fue hallado el 25 de enero de 2010. Su muerte sacó a la luz irregularidades que le costaron el cargo a un juez local. En la causa hubo dos condenados a cadena perpetua y un detenido durante el año pasado, pero jamás se pudo determinar el autor intelectual del asesinato.

El abogado Marcos Alonso fue hallado el 25 de enero de 2010 en su automóvil, un Peugeot 307, estacionado en la calle Chiclana a unos 50 metros de la avenida Del Valle. Los homicidas le dispararon en ocho ocasiones: cuatro impactos dieron en la cabeza, tres en el tórax y uno en el codo del brazo derecho. La víctima había sido maniatada y amordazada con cinta de embalar, mientras que en la boca se encontró un billete de un dólar.

Se trata de uno de los casos de mayor complejidad de la crónica roja local porque además tiene derivaciones hacia otro tipo de delitos ligados a la existencia de una red delictiva de peso en la ciudad y, también, más allá de las fronteras de Olavarría.

Por el crimen fueron condenados a cadena perpetua Juan Ramón Ibañez y Roberto Eliseo Castilla Rocha, en un juicio oral y público, por ser autores materiales. Por otra parte, jamás se pudo determinar el autor intelectual del asesinato.

Roberto Eliseo Castilla Rocha y Juan Ramón Ibáñez, en el juicio por el homicidio del abogado.

Todavía permanecen sin aclararse algunos aspectos que quedaron sin ser investigados en profundidad y que terminaron con la carrera del juez local Antonio Saladino, quien fue sobreseído por considerarse que la instrucción de la causa en su contra por presuntas coimas estaba plagada de contradicciones y carecía de solidez.

En mayo del 2020 se sumó un nuevo capitulo a la trama, ya que fue capturado en un barrio de Pilar Reynaldo Gabriel Castilla Rocha, hermano de Roberto Eliseo, quien se encontraba prófugo desde 2010. El fallo del Juzgado de Garantías Nº 2 de Olavarría determinó una prisión preventiva, ya que se lo acusa de haber mantenido cautivo a la víctima, pero no de su participación en el homicidio. Actualmente se encuentra detenido en la Unidad Penal Nº 38 del Complejo Penitenciario de Sierra Chica.


A raíz de la captura de su hermano, Roberto Eliseo habló públicamente a través de El Popular, por lo que luego fue citado a declarar ante la Justicia desde la cárcel de San Martín, donde admitió haber sido "el gatillo" del asesinato de abogado, Además, dio detalles sobre la presunta organización delictiva integrada por delincuentes y policías, identificó a quienes en su versión fueron los autores intelectuales del crimen e intentó desincriminar a su hermano Reinaldo Gabriel y a Juan Ramón "Johnny" Ibáñez, el otro condenado a prisión perpetua junto con él por ese hecho.

Además, el "Mono" indicó el escondite de tres armas de fuego entre las cuales se encontraría la que disparó los proyectiles que segaron la vida de Marcos Alonso. Sin embargo, estas no fueron halladas.

No aparecieron las armas donde presuntamente estaban escondidas.

En cuanto al móvil del crimen, una de las versiones que se barajaron en el juicio era que Alonso había "distraído", según palabras de Castilla Rocha, 250 mil pesos. La otra era la de un pago que se habría realizado al juez de Garantías Antonio Saladino para que le concediera la libertad a Walter "Narigón" Gallastegui, quien nunca cumplió.

Otro supuesto móvil del crimen fue el descripto detalladamente por Castilla Rocha en la entrevista con este medio, quien se adjudicó el rol de haber sido el nexo entre los delincuentes locales y su primo "Mameluco" Villalba, capo de la droga en San Martín, quien les proveía de los estupefacientes para vender en Olavarría y la región.