27.01 | Información General 

Atención Primaria detecta el 98% de los embarazos no deseados

Hay médicas que integran la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir y trabajan en conjunto con Salud Sexual y Reproductiva municipal. La entrevista con Estefanía Precci y Gisela Frasca.

Julieta Portillo

[email protected]

La mayoría tiene entre 20 y 40 años y llega a la consulta entre las 6 y las 9 semanas de gestación. Son mujeres que recurren a los Centros de Atención Primaria de la Salud (Caps) que concentra casi la totalidad de los tratamientos de interrupción legal del embarazo, hoy ampliada con la nueva ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Allí se desempeñan médicas, enfermeras y trabajadoras sociales que forman parte de la Red de Profesionales por el Derecho a decidir y trabajan con forma conjunta con el Programa de Salud Sexual y Reproductiva municipal.

Estefanía Precci y Gisela Frasca son médicas generalistas y forman parte de esta Red desde su creación en 2018. Se desempeñan en el Caps N° 7 del barrio Independencia y en el Servicio Territorial N° 4, respectivamente. Dicen que no son muchos los profesionales que integran esta red, pero de todas formas lograron crear un circuito de atención que funciona y que logra atender al 98,6% de los embarazos no deseados.

Forman parte del primer nivel de atención donde los tratamientos de interrupción del embarazo son vía oral y de forma ambulatoria, y en 2020 hizo punta en la región en el acompañamiento a mujeres que recurrieron a una ILE.

En Olavarría funciona un circuito de atención que si bien tiene cuestiones por mejorar, resulta eficaz. Perspectiva de derechos, espacios de escucha y una mirada integral son claves para que las mujeres se animen y vivan este proceso sin estigmatizaciones ni prejuicios.

Además, sirve para captar la atención de manera temprana y así evitar que los casos lleguen al segundo nivel de atención que requiere de internación en instituciones hospitalarias y donde todavía persisten las trabas, los objetores de conciencia siguen siendo mayoría y se cuenta con menos recurso médico.

"Hoy por hoy, las mujeres y personas con capacidad de gestar pueden expresar su voluntad sin tener que dar tantas explicaciones", admiten en referencia a la nueva ley.

La IVE "llega a bajar barreras porque es un derecho y ahora es una ley", definen sin dejar de lado que el cambio en la sociedad se está dando, pero falta que las instituciones se aggiornen a estos nuevos tiempos.

Los datos oficiales muestran que la mayoría de las mujeres llega al Programa de Salud Sexual y Reproductiva "por el boca a boca, preguntando y averiguando o a través de algunas de las organizaciones feministas de nuestra ciudad". Muy pocas son las que desembarcan en el Servicio Territorial N° 4 donde funciona la propuesta a partir de derivaciones médicas. Incluso, en la ciudad "muchos profesionales de la salud ni siquiera saben que se hacen interrupciones del embarazo en Olavarría".

La entrevista completa en diario El Popular