29.01 | Información General También advirtió que la carne en Olavarría "sigue estando barata", y dio varios ejemplos de cortes

Sollé: "por no tener un Matadero el kilo de carne lo pagamos entre 20 y 30 pesos más"

Con el tema de la carne y los valores volvió el debate por el cierre del Matadero Municipal. Aquella vez quedaron entre 30 y 40 personas sin trabajo y Olavarría, siendo que es un polo ganadero, perdió una empresa medular del rubro. 

 Cacho Fernández // [email protected]

Comenzó con un diálogo por el aumento de la carne, por su opinión sobre los cortes subsidiados y terminó en fuertes declaraciones contra el cierre del Matadero Municipal. El carnicero y matarife, José Luis Sollé, sostuvo primero que "la carne en Olavarría está mucho más barata que la que están ofreciendo desde el Gobierno", y luego, al afrontar el tema de los costos, cargó duramente contra los funcionarios y contra el mismo Municipio por haber cerrado el Matadero. "Cerrar algo es fácil", dijo, "pero abrirlo nuevamente puede resultar imposible. No se debió haberlo cerrado y fue un error enorme hacerlo".

"Si, cerrar algo es muy fácil", insistió con tono de reproche, tras lo cual advirtió que "si para abrir una carnicería se necesitan 5 millones de pesos, se puede imaginar cuánto cuesta volver a abrir un matadero. Hay que tener un muy buen dinero para hacerlo y además hay que habilitarlo".

Desde un escritorio mandan a cerrar pero no se piensa en las consecuencias que tiene para la gente y para la ciudad.

Luego criticó: "a los funcionarios políticos les importa muy poco los puestos de trabajo (con el cierre del Matadero se perdieron casi cuarenta). Es una vergüenza que no tengamos uno cuando en Azul existe uno y un frigorífico y no dan abasto". Luego cuantificó el aumento de los costos a partir de este cierre: "fue de entre un 5 ó 6 por ciento", y remató: "a mi no me consultó nadie de lo que iban a hacer".

El Matadero

Realmente, para Sollé y para muchos olavarrienses, el cierre del Matadero Municipal se lo tomó como un fuerte drama social y económico. "Yo tenía allí maquinarias, roldanas, portones y todo eso me lo robaron". Preguntado luego por el rol de la cooperativa de carniceros que supuestamente lo administraba respondió con contundencia: "la cooperativa no era nadie",dijo.

Remarcó que en Olavarría hay "un polo carnicero y están cerrados el matadero y el frigorífico mientras que Azul los tiene abiertos y no dan abasto".

"Desde un escritorio mandan a cerrar pero no se piensa en las consecuencias que tiene para la gente y para la ciudad. El intendente no debió haberlo permitido porque va a ser casi imposible reabrirlo".

Dijo que el kilo vivo cuesta en Liniers 160 pesos "pero más de un 22 por ciento que debemos agregar a la salida de la feria. Y por el hecho de no tener un Matadero, hay que agregarle un 6 por ciento más a los costos que representan unos 20 ó 30 pesos más".

"Es cierto que al Matadero lo prohibieron desde la Provincia, pero el Intendente no debió permitirlo, aunque no sé si hubiese podido hacer algo. Pero, como siempre es más fácil cerrar algo que abrirlo, siempre existen esos tipos de escritorio que ordenan medidas sin ver los efectos que tienen. No les importa. Lo difícil, casi imposible será volver a abrirlo y mucho más cuando existen gobiernos de distinto palo en el Municipio y en la Provincia. Hay que fijarse con lo que pasó con las vacunas para verlo", remató.

En Olavarría la carne está más barata

No dejó de pegarle duramente a la denominada "cooperativa de carniceros" que conducía el Matadero: "la cooperativa no era nadie", disparó, "y ahora puede costar mucho dinero volver a ponerlo en marcha".

Precios

"Sí, fue un error enorme haberlo cerrado, pero esos funcionarios de escritorio de la Provincia no saben o no les importó todo el daño que estaban haciendo. Se podría conseguir dinero de los bancos o de la Provincia para volver a abrirlo, pero falta consenso entre el Municipio y el gobierno provincial para hacerlo", sostuvo.

Con el valor de la carne, dijo que "los precios que se manejan en los medios son los de Capital porque en Olavarría la carne está más barata", y dio algunos ejemplos.

Pero no descuidó otra relación, la del valor del dinero y el precio del producto: "los salarios han perdido poder adquisitivo y las cosas parecen más caras en relación a lo que cobran, pero la carne sigue siendo barata. Si te la rebuscás, la carne sigue siendo lo más conveniente y existen alternativas. Tenés el pollo, el cerdo, cortes como aguja a 299 pesos, picada a 249 (cuando el gobierno la ofrece a un precio cuidado de 285), puchero a 199 pesos el kilo y así hay muchos ejemplos. Lo que pasa es que en los medios se manejan cortes caros y de la Capital Federal, y allí es más cara la carne. Aquí, en Olavarría, la gente puede comprar carne a precios mucho más bajos y solo hay que rebuscárselas", cerró.