31.01 | Información General 

Sputnik V: la causa por las vacunas perdidas está a la espera de los peritajes

La fiscal Viviana Beytía aguarda los resultados de dos estudios técnicos relevantes: el de la empresa GAFA con el freezer y el de la División Comunicaciones de la Policía Federal de Mar del Plata con el DVD de la cámara de seguridad.

Daniel Lovano / [email protected]

La "Causa vacunas", o la investigación en curso para determinar qué fue lo que aconteció el fin de semana largo del 31 de diciembre al 3 de enero con 400 dosis de la vacuna Sputnik V que estaban almacenadas en un sector especialmente acondicionado del Hospital de Oncología, está a la espera de dos pericias.

Una de ellas la realizará durante el mes entrante la División Comunicaciones de la Policía Federal, con asiento en Mar del Plata, y la otra se llevará adelante en los talleres de la empresa que fabricó el freezer.

Aquella mañana del 4 de enero Olavarría amaneció azorada, con la noticia de que todo el remanente luego de haber aplicado las primeras 50 dosis de la vacuna contra el coronavirus a profesionales de la salud se había echado a perder al cortarse la cadena de frío.

Ni bien la información ganó la calle el rebote en los medios nacionales fue inmediato y la palabra "escándalo" se convirtió en el común denominador dentro los zócalos de los canales de noticias de la ciudad de Buenos Aires.

Estos no tardaron en mandar sus corresponsales al centro de la Provincia o en sacar autoridades locales en sus noticieros por Zoom para analizar el tema.

Se habló de un accidente, de corte de luz, hubo sospechas acerca del funcionamiento de la cámara de seguridad ubicada frente a los freezers donde se encontraban los viales, desconfianzas cruzadas entre los dos sectores predominantes de la política local y nacional.

Al otro día bajó a la Ciudad el doctor Juan Sebastián Riera, Director de Hospitales de la administración Kicillof, y participó de una conferencia de prensa con la directora del Hospital de Oncología Silvina Rosende y el director de Región Sanitaria IX Ramiro Borzi.

"La cámara de seguridad que mira al freezer en un momento dejó de grabar, parpadeó pero no registró imagen. En horas de la mañana del día lunes, la temperatura del freezer ya se encontraba alterada respecto a los registros anteriores que había tenido. Nos llamó la atención que el otro freezer sí mantuvo la temperatura, tiene hielo y se mantuvo en condiciones adecuadas" declaró Riera.

"La hipótesis que se baraja es que hubo una intencionalidad en la alteración de esa cadena de frío. No tenemos la certeza, por eso iniciamos una investigación interna. Esto nos preocupa mucho por lo que significa sacar de circulación 400 dosis" agregó el funcionario provincial.

El tema pasó a la Justicia y está en manos de la fiscal Viviana Beytía, titular de la UFI Nº10, quien lleva adelante la investigación sobre qué fue lo que ocurrió en el centro de salud donde se almacenaban las 400 dosis de la vacuna Sputnik V contra la COVID-19.

La doctora Beytía tiene por norma no formular declaraciones públicas en medios los locales, mientras el fiscal General Marcelo Sobrino consultado por El Popular se excusó de referirse a la cuestión en este momento del proceso.

"Toda la información que tenemos, ya la hemos suministrado" dijo.

Por lo pronto, la fiscal Beytía cuenta con la pericia realizada por ingenieros de la Universidad Nacional del Centro (Unicén) sobre el circuito eléctrico y el freezer.

Los profesionales detectaron un problema en la conservadora, no en el cableado, ni en el sistema, unido al corte en el suministro eléctrico registrado el domingo (durante 3 minutos) e informado por la Cooperativa de Electricidad.

Este incidente pudo haber provocado fallas en el motor del freezer, aunque por ahora no pasa de una especulación.

Mientras tanto, la fiscal Beytía mandó a realizar una pericia más específica, en el freezer y en ese motor, a los profesionales de GAFA, la empresa fabricante del aparato.

También espera los resultados de otra pericia, sobre el DVD de la cámara ubicada enfrente del refrigerador, que será analizado en el laboratorio de la División Comunicaciones de la Policía Federal, con asiento en Mar del Plata.

Más allá de las testimoniales y otras pruebas que existen, son necesarias las imágenes para saber qué aconteció en esos días, si ingresó o no alguna persona a la sala mientras las vacunas permanecían allí y -de haber ingresado alguien- cuál fue su comportamiento.

Hasta no conocer el resultado de estas dos pericias no se esperan avances importantes en esta investigación, según fuentes allegadas al ámbito judicial.

"Los tiempos dependerán de los tiempos de los peritos" dijo esa misma fuente.

Por caso, la División Comunicaciones de la Policía Federal de Mar del Plata puso fecha en febrero para hacer el peritaje sobre el DVD de la cámara de seguridad.

Pero luego deberá hacer el informe, con lo cual hasta finales del segundo mes de 2021 o principios de marzo no habría ninguna certeza al respecto.

Suena a perogrullada, pero ambas pericias son claves para arrojar luz sobre este hecho. A partir de ellas la fiscal Beytía determinará los pasos judiciales a seguir.

Si se trató de un episodio absolutamente accidental, producto de una falla técnica ocasionada o no por un corte de luz, la fiscal se interiorizará de cómo fueron los protocolos específicos de custodia y de qué modo se verificaba la permanencia del frío de acuerdo con las directrices del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

"Una cosa son los protocolos genéricos que hay dentro de un Hospital y otra el protocolo particular que mandó Salud para el cuidado de estas vacunas. Habrá que ver la cadena de responsabilidades y, dentro de esa cadena, con las testimoniales y demás se verá quién hizo cada cosa" advirtió la fuente consultada.

Si se abona la otra versión y surgiera del DVD que ingresó alguien, cambió algo o desenchufó algo, saldrá la responsabilidad directa dolosa.

Al no saber una cosa o la otra aún no se puede determinar la responsabilidad de unos u otros.