23.02 | Información General 

A pesar de la menor circulación de gente, Argentina tuvo el mayor registro histórico de dengue en 2020

Datos del Ministerio de Salud de la Nación indicaron que se registraron casi 60 mil casos en nuestro país en ese periodo, lo que significa un promedio de más de 160 por día. La Sociedad Argentina de Pediatría aconsejó qué hacer para prevenirlo.

Según estadísticas oficiales del Ministerio de Salud de la Nación, durante el año 2020 se registraron en la Argentina 59.410 casos positivos de dengue, lo que representa en promedio más de 160 por día. Estos números significan el mayor registro histórico de casos de dengue en la Argentina y tienen la particularidad que se dieron en el contexto de la cuarentena, tanto de Aislamiento como de Distanciamiento Social.

En dicha época, la circulación de gente fue notablemente menor, lo que demuestra que el mosquito Aedes aegypti, encargado de transmitir la enfermedad, es un insecto que habita en las casas y sus alrededores, y no se desplaza más allá de 50 o 100 metros. Es decir, puede contagiar a las personas a pesar de permanecer aisladas.

Las cifras de los casos pertenecen a 17 provincias. No se registraron casos en Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, lo que muestra una clara tendencia al norte y al centro del país. Además, de los cuatro serotipos de dengue existentes, en Argentina circuló en 2020 en un 70% el serotipo 1, un 27% el 4 y un 3% el serotipo 2, no habiéndose registrado hasta la fecha casos del serotipo 3.

El Dengue es un problema cada vez más grande a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que a nivel global se producen 390 millones de infecciones por el virus del dengue cada año, de los que aproximadamente 96 millones se manifiestan clínicamente (sin distinción del grado de gravedad); además, más de 2.500 millones de personas están en riesgo de contraer la enfermedad y más de 100 países tienen transmisión endémica.

La mirada de los especialistas

Los especialistas reconocen que los síntomas iniciales son bastante similares a los del Covid-19, y que eso muchas veces dificulta su identificación temprana. La Dra. Claudia González, medica pediatra y secretaria del Comité Nacional de Medicina Interna de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), explicó que los sintomas que provoca el dengue son: fiebre, náuseas/vómitos, erupción en la piel, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos y dolores musculares. Además, indicó que "también pueden aparecer manchas en la piel tipo "moretones" chiquitos, diarrea y vómitos. En los niños pequeños más que los dolores de cabeza y musculares suele presentarse diarrea y vómitos y algunos casos cursan con dolor de garganta, lo que puede simular otras infecciones virales",

El Dr. Oscar López, infectólogo pediatra y miembro del Comité de Infectología de la SAP dejó en claro que las poblaciones más afectadas por este virus son "las más vulnerables desde el punto de vista socioeconómico". Con respecto a los grupos de edades, afirmó que "se ha visto que los niños muy pequeños -recién nacidos y menores de 1 año- y los adultos mayores pueden padecer cuadros que revisten mayor gravedad, al igual que ocurre en otras enfermedades infecciosas".

López remarcó la importancia de asistir de manera inmediata a un servicio de Urgencias ante la posibilidad de padecer dengue, debido a que "el médico debe evaluar si el paciente presenta algún signo de alarma, que indique que requiere internación. La persona contagiada que no requiere internación y permanece en su casa, debe utilizar repelente durante el día, y dormir con tules en la cama para evitar ser picado y no transmitir la infección a sus convivientes. Estas medidas se deben a que, durante los primeros cinco días de enfermedad, la sangre del enfermo contiene virus del dengue y si es picado por un mosquito, éste adquiere el virus y lo puede trasmitir a otras personas". Además, recordó que "el dengue no se transmite de persona a persona, sino que se requiere de la picadura del mosquito Aedes".

Por su parte, Dra. María Paula Della Latta, infectóloga pediatra y miembro del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), destacó que "es importante que la población esté atenta a las alertas epidemiológicas que brindan las autoridades de salud locales, y ante la presencia de casos de dengue, consulten a su pediatra ante la aparición de cualquiera de estos síntomas".

La principal medida para evitar la propagación del dengue es eliminar todos los reservorios de agua, que es donde el insecto deposita sus huevos y se crían las larvas. Esto requiere de una concientización y responsabilidad tanto individual como colectiva.

Además, la dorctora recomendó "instalar mosquiteros, usar ropa que cubran brazos y piernas y materiales tratados con insecticidas o repelentes al exponerse a las picaduras, colocar repelentes de ambientes y mejorar la participación y la movilización comunitarias para mantener la lucha anti vectorial. Asimismo, Della Latta aclaró que "la única manera de eliminar las formas resistentes del mosquito (larvas), es limpiando los reservorios y evitando que junten agua".


Para prevenir las picaduras de mosquitos y así evitar el dengue, desde la Sociedad Argentina de Pediatría se recomienda:

  • Utilizar ropa fresca de manga larga y pantalón largo si se está al aire libre.

  • Colocar un tul sobre cunas y cochecitos.

  • Mantener el pasto corto.

  • Usar mosquiteros en buen estado para ventanas y puertas.

  • Eliminar o colocar boca abajo recipientes que puedan tener agua estancada.

  • Cambiar el agua de los floreros y bebederos de mascotas a diario.

  • Mantener los desagües de los techos libres de hojas.

  • Tapar los tanques de agua.

  • Utilizar repelentes.

Entre otros, algunos de los signos de alarma para sospechar un caso de dengue grave y concurrir urgente a la consulta médica, son:

  • Dolor abdominal intenso.

  • Vómitos.

  • Niño muy dormido o muy irritable.

  • Niño con signo de sangrado (encías, nariz o algún sangrado en la piel).