28.02 | Política ANÁLISIS /El HCD 2020

El día que el Presidente abandonó el recinto

El HCD en 2020 estuvo signado por el Coronavirus, las medidas de género y un hecho insólito.

El año 2020 en el Concejo Deliberante empezó con dos grandes bloques partidarios.  Juntos por el Cambio tuvo mayoría propia hasta fines de junio: el debate de la Rendición de Cuentas 2019 derivó en el quiebre con Celeste Arouxet y Guillermo Lascano, ambos de origen radical, quienes anunciaron su intención de votar en contra del balance financiero del año anterior, que había resultado en déficit de 350 millones de pesos.

Tras esta postura, Lascano debió dejar su banca en el recinto: fue reemplazado por el titular, Juan Mujica, por decisión de Ezequiel Galli. Esta movida implicó la salida del Ejecutivo del ocasional "intendente interino": era el segundo en el área de Hacienda.


Celeste Arouxet formó un unibloque, Radicales en Juntos por el Cambio, que mantiene hasta la actualidad con una postura opositora a la gestión. "La obsecuencia no es lealtad" dijo en la recordada sesión del 2 de julio donde cargó contra Galli.

Este quiebre se tradujo en un duro golpe para el oficialismo durante el debate por la Rendición de Cuentas, aunque finalmente logró la aprobación por mayoría con el doble voto de la presidencia. Fue tal el impacto que demandó dos sesiones para llegar a este resultado.

La primera fue el 2 de julio. El quiebre de Arouxet y la consecuente necesidad imperiosa de reemplazar a Martín Lastape -quien estaba de licencia- para sumar para Juntos por el Cambio en la votación, derivaron en errores técnicos del bloque oficialista. La oposición -Arouxet incluida- no avaló el primer ingreso propuesto por no respetar la igualdad de género y tampoco el segundo -improvisado-, ya que no se había formalizado en la convocatoria. Un extenso debate por el formato de los reemplazos ocupó tres horas y, en una irreversible minoría, todos los concejales de Juntos por el Cambio decidieron retirarse. Incluido el presidente Bruno Cenizo. Lo cual derivó en numerosos cuestionamientos de la oposición por lo insólito del caso: la autoridad que había convocado a la sesión dejó el recinto y, ya sin quorum, el secretario dio por terminada la reunión.


Dos días después, el sábado 4 de julio -al límite del plazo previsto- volvió a convocarse la sesión. Juntos por el Cambio logró conformar la mayoría e imponerse en la votación: se aprobaron la Rendición de Cuentas 2019 y la emergencia económica municipal, que igualmente regía desde marzo por decreto.

Pero los cambios en el mapa político también se dieron en la oposición. Hacia fin de año el interbloque Frente de Todos también tuvo una disrupción: el bloque Renovación Peronista votó en disidencia con el resto del interbloque en la suba de la tarifa del agua y en la cesión de terrenos al Sindicato de Municipales -votó a favor en ambas-.

Esta postura no se tradujo en un quiebre inicialmente, pero no será sorpresa si el inicio de este año legislativo muestre al bloque de Germán Aramburu y Alicia Almada separado del interbloque.

*QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE: Se emitió un decreto para habilitar las sesiones remotas pero nunca se trató