14.03 | Policiales 

Un robo en instalaciones policiales puso bajo la mira a una parte de la Bonaerense en Olavarría

La desaparición de una pistola, el blindaje de un chaleco y equipo táctico dejó en el centro de la mira de investigadores de Asuntos Internos y la Policía Federal a funcionarios policiales bonaerenses. En el medio, un comisario cuestionado y atravesado por otros casos escandalosos. 

En instalaciones del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) que tiene sede en nuestra ciudad fue robada una pistola 9 milímetros, el kevlar de un chaleco blindado al que le habrían pintado la figura de un pene y una palabra ofensiva hacia el titular de la dependencia y un equipo táctico que se utiliza en las armas automáticas, dejando bajo la mira a los integrantes del cuerpo policial y poniendo en el centro de la escena a un comisario que ya venía siendo cuestionado por dos causas también graves.

El caso que se investiga ahora se descubrió en los últimos días y fue denunciado por el titular del GAD, comisario Diego Lemma (quien también fue segundo jefe del Comando de Patrullas Olavarría), atrayendo la atención rápidamente del personal de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense.

El GAD es una unidad destinada al apoyo y rápida acción en allanamientos, operativos de tránsito y de saturación, sectores de conflictos o eventos masivos. Llegó a nuestra ciudad cuando a mediados del año pasado el Ministerio de Seguridad bonaerense creó la Superintendencia de Fuerzas de Operaciones Especiales (FOE) y bajo su órbita quedaron los Grupo de Apoyo Departamental de toda la provincia de Buenos Aires.

La nota completa en la edición impresa