17.03 | Información General 

La escuela de Mapis llegó a La Nación porque no tiene una heladera

La escuela rural de una de las localidades mas alejadas de la ciudad, reclamó la falta de una heladera en el establecimiento y reconoció el apoyo de las familas de los estudiantes del lugar. 

"Decidí comenzar las clases igual, no tenemos heladera, nos estamos arreglando con una conservadora", afirmó Silvana Arnaudo, directora de la Escuela Rural N°35 "José Lamas" y docente plurigrado de 14 alumnos de Mapis. "Desde el gobierno provincial no envían fondos para equipamiento", aseguró. "Algunas familias nos traen bebidas frescas y hielo para mantener la conservadora fresca", sostuvo.

Desde Mapis manifestaron no contar con electricidad, señal telefónica ni internet, además el agua que sale del pozo no es apta para consumo humano. Está a 100 kilómetros de nuestra ciudad y gran parte de esa distancia es a través de caminos de tierra, muchas veces intransitables. 

  • A pesar de las carencias en las que se desenvuelvela escuela ganó en 2018 el primer premio Maestros Argentinos por su trabajo  "La escuela rural: el mejor lugar para prevenir la hidatidosis", que tuvo cuatro años de investigación, capacitación y prevención para la población de esa localidad y había sido elegido entre más de 1400 trabajos presentados por todo el país.

"Me tengo que quedar toda la semana a vivir en la escuela", afirmó Silvana, que conoce muy bien lo que significa el valor de su presencia allí, hace once años que trabaja en la ruralidad. En una pequeña pieza, rodeada de biblioratos y elementos educativos, tiene un par de camas que comparte con una docente de jardín de infantes.

"Este año no enviaron fondos ", señaló Silvana. "Gracias a la solidaridad de las familias podemos dar clases", expresó. Las altas temperaturas de nuestra zona, hacen muy necesaria la presencia de bebidas y frutas frescas. Además está la necesidad de Silvana de poder conservar alimentos para su estancia semanal en la escuela. Volver a la ciudad es impensado. "Estamos muy lejos y es un viaje largo y costoso". 

 "Gracias a la solidaridad de las familias podemos dar clases"

"No se trata de una heladera común", contó. La que se rompió es a gas, son muy costosas y repararlas tiene un valor muy alto."No hay repuestos", confirmó al contar cuál fue la respuesta que le dieron desde el Consejo Escolar de Olavarría. "Ellos siempre nos han acompañado, pero no tienen presupuesto para comprar una heladera", sostuvo.

La electricidad que usan en la escuela se produce por energía solar. "Los días nublados nos quedamos sin poder encender la bomba de agua", sostiene. Una perforación alimenta baños y cocina. 

"El año pasado recibimos cero pesos de fondos para equipamiento, y hasta ahora, no hay ninguna asignación", contó Andrea Rivas consejera escolar que atiende la jurisdicción de Mapis. Los fondos que reciben son con destinos prefijados que no pueden desviarse hacia otro fin. "Hemos pedido que nos dejen para atender problemas como los de Mapis".

Desde que comenzó la pandemia el gobierno bonaerense envió bolsones de comida."No son tan necesarios en el ámbito rural", afirmó Arnaudo. La realidad tierra adentro no se resuelve con el envío de comida. "Hay otras necesidades", sostuvo. Un dato no menor: la mayoría de las familias ya reciben una provisión mensual en los establecimientos rurales donde trabajan.

  • "Los consejos escolares tienen la posibilidad de atender las necesidades de reparaciones o compra de equipamiento para las cocinas de los comedores escolares", aseguraron desde Dirección General de Cultura y Educación (DGCE); aunque además agregaron "el Consejo Escolar de Olavarría ha recibido partidas presupuestarias para mantenimiento correctivo y preventivo de infraestructura", concluyó

A pesar de los obstáculos, "decidí comenzar las clases", aseguro Arnaudo. "Priorice el reencuentro de los alumnos", manifestó. En parajes tan inhóspitos, en geografías tan adversas, la escuela es el centro absoluto de sociabilización. "Las familias están muy aisladas y los niños muy solos, era primordial volver a encontrarnos", cerró.

  • Por último, Quienes quieran ayudar a lograr que la escuela pueda contar con la heladera que necesita, pueden depositar dinero en la cuenta bancaria de la Asociación Cooperadora Escuela N°35 Cta Cte 6379-029919/1 CBU 0140337201637900291918.

Con información de: La Nación