18.03 | Información General 

Inauguraron un Banco Rojo en el parque de la Unidad N°2 de Sierra Chica

El nuevo símbolo se suma a los instalados en otras Unidades Penales de la Provincia. De esta manera avanza el proyecto de sensibilización contra el femicidio y la violencia de género.

Con la instalación de un Banco Rojo frente a la Jefatura de la Unidad 2 avanza el proyecto cultural y pacífico de prevención, información y sensibilización contra el femicidio y la violencia de género en el ámbito del Servicio Penitenciario Bonaerense. El nuevo símbolo se suma a los instalados en otras Unidades Penales de la Provincia.

En el mes del 139 aniversario de la cárcel de máxima seguridad de Sierra Chica y en la semana de la mujer, los directivos de la cárcel inauguraron el Banco Rojo, cuyo objetivo es hacer reflexionar a quienes vean este símbolo sencillo y potente y así generar conciencia sobre esta problemática.

Del acto de inauguración participaron su director Cristian Pastorino junto a los Subdirectores de Asistencia, Tratamiento y Administración, Juan Echeverría y Gabriela Pizzano y agentes de cada sector de la Unidad. Pizzano destacó que "es una tarea ardua pero constante, nuestra meta es continuar trabajando en equipos heterogéneos basados en respeto mutuo. La implementación del banco rojo da cuenta de un cambio de paradigma al cual debemos prestar atención". La preocupación por las violencias ejercidas sobre las mujeres, impulsó la aprobación del "Protocolo de Abordaje sobre Violencia de Género", cuya implementación en todas las Unidades Penitenciarias se viabiliza a través de la figura del "Asistente Sociolaboral".

Las Asistentes Sociolaborales trabajan en articulación con la Dirección de Evaluación y Desarrollo del Personal, Departamento de Género y Masculinidades, en la problemática de violencia de género y familiar, coordinando acciones que tienen como objetivo la detección temprana y acompañamiento de las/os agentes en situación de violencias. La Unidad N°2 cuenta con este espacio de contención para sus agentes a cargo de la oficial Karina Rivas y la Auxiliar en Asistencia Sociolaboral Lidia Luque.

El proyecto Banco Rojo nació en un pequeño pueblo de Italia en 2016 y rápidamente se extendió al mundo. En el 2017, la campaña llegó a Argentina a través de la licenciada en Trabajo Social y especialista en violencia familiar, Elisa Mottini. El color rojo remite a la sangre vertida por las mujeres víctimas de violencia y su objetivo es propiciar la reflexión. Además de las inauguraciones del Banco Rojo se organizarán en el transcurso del año otras actividades de concientización y sensibilización entre los agentes penitenciarios.